Publicidad

El líder de la defensa azulona no estará disponible este próximo domingo tras completar ciclo de tarjetas, por lo que cumplirá partido de sanción

GETAFE/ 5 ABRIL 2019/ La noticia más negativa que ha dejado el empate cosechado frente al Espanyol ha sido la pérdida para el siguiente partido del central togolés. Djené viene impresionando a todo el mundo desde su aterrizaje en el conjunto getafense provinente de tierras belgas. Su experiencia en el fútbol español jugando en un Alcorcón dirigido por José Bordalás le trajo de vuelta fruto del buen recuerdo que dejó el jugador en el técnico.

Publicidad

Un defensor casi perfecto

En su segunda temporada vistiendo la camiseta del Getafe se mantiene como una pieza casi imprescindible para el equipo y ya ha portado el brazalete de capitán en varias ocasiones. Sus características le hacen un jugador casi insustituible, ya que permite a su equipo la posibilidad de jugar con presión alta. Sus espectaculares condiciones atléticas le permiten robar por anticipación cuando avanza metros y ganar en velocidad al atacante rival cuando los contrarios juegan un balón largo a su espalda. En el choque es un jugador tremendamente rocoso y por alto, pese a que pueda verse como un jugador demasiado bajo para ser central (1’78 metros de altura), tiene un potente salto que le permite salir vencedor en ese tipo de tesituras, llegando incluso a hacer algún gol de cabeza en acción a balón parado.

Publicidad

Sus capacidades se completan con un estado de confianza excepcional, que le permite tomar decisiones con templanza cuando es poseedor del balón y el rival le presiona, o tomar riesgos a la hora de buscar robos de balón lejos de su área, que aportan al equipo la posibilidad de realizar ataques rápidos con el rival desordenado. Bordalás ha llegado a utilizarlo como lateral para situaciones particulares en las que requería un jugador que poder enfrentar a un atacante con capacidad de desborde.

En el partido del pasado martes, la acción del gol frente al Espanyol partió de una anticipación del propio jugador, que se decidió a sobrepasar la línea de medio campo para robar, iniciar jugada y sumarse como alternativa de ataque inesperada.

Por todos estos motivos, la ausencia de Djené se antoja sensible. Además, este domingo el Getafe se enfrenta al Athletic Club, un equipo que cuenta con el probablemente atacante más veloz de la liga, Iñaki Williams. El delantero suma 9 goles en la temporada y será la gran amenaza de los leones cada vez que salgan al contragolpe, por lo que Bordalás tendrá que estudiar cómo puede subsanar esta potencial situación de juego.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *