Dos cuadros de Goya han sido esta mañana protagonistas de una protesta ecologista. Activistas de Futuro Vegetal se han pegado este sábado a los marcos de las pinturas de ‘La maja desnuda’ y de ‘La maja vestida‘, obras de Francisco de Goya que están expuestas en el Museo Nacional del Prado, en Madrid.

La acción se ha llevado a cabo en señal de protesta por la emergencia climática. En medio de ambas pinturas han escrito el mensaje ‘+1,5º’ para «alertar sobre la subida de temperatura mundial que provocará un clima inestable y graves consecuencias en todo el planeta».

Dos activistas ecológicas se pegan a los marcos de los cuadros de ‘Las Majas’ de Goya en el Museo del Prado (Imagen: vídeo Futuro Vegetal)

Esta protesta se suma a otras que se han sucedido en las últimas semanas, como la de dos ecologistas que lanzaron sopa de tomate a ‘Los Girasoles’ de Van Gogh, expuesto en la National Gallery de Londres.

Desde el Museo del Prado han condenado este «acto de protesta» y han rechazado la puesta en peligro del patrimonio cultural como medio de protesta. En la pinacoteca madrileña aseguran que las obras de Goya «no han sufrido daños, aunque los marcos tienen ligeros desperfectos». Se está trabajando «para volver a la normalidad lo antes posible».

Alerta en los museos

Museos españoles están «en alerta» desde finales de octubre por los ataques de activistas ecologistas contra obras de patrimonio artístico en pinacotecas de Londres o Berlín, acciones que consideran que «no tienen sentido» y con las que solo se busca «publicidad».

El director del Museo del Padro, Miguel Falomir, ya admitió hace unas semanas, tras el ataque con sopa de tomate de dos activistas al cuadro ‘Los Girasoles’ de Vicent Van Gogh, exhibido en la National Gallery de Londres, que la pinacoteca estaba «ojo avizor» y que se había «intensificado» la vigilancia.

«No es la primera acción de este tipo que se ha cometido en las últimas semanas y no sé si vale la pena mucho hablar de esto, porque en el fondo es lo que pretenden, esta publicidad», lamentó hace unas semanas, para agregar que «hay formas bastante más inteligentes para defender nobles causas y haciendo las cosas de esta manera se consigue justo lo contrario».

Museo Reina Sofía, en Madrid

El jefe del Departamento de Conservación-Restauración del Museo Reina Sofía, Jorge García Gómez-Tejedor, también reconoció hace unas semanas que en la pinacoteca están «más pendientes» de este tipo de ataques porque tienen «obras emblemáticas que pueden ser mas susceptibles de una acción de vandalismo».

No obstante, aseguró que por el momento no se había aumentado la seguridad, aunque sí se «observa más al público». Asimismo, avisó de que valorarán «otras medidas según la evolución» de estas acciones e incidió en que se centran en tener preparadas «respuestas rápidas» ante estos u otros tipos de incidentes.

La vigilancia también forma parte del protocolo de seguridad de las obras, por lo que cuando una pieza es «muy sensible» se aumenta el número de vigilantes. Además, al interior de la pinacoteca no se permite la entrada de «líquidos o materiales dañinos».

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Al final se cargarán y harán algo irremediable con obras de arte,espero hagan un escarmiento suficiente como para que no vuelva a ocurrir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.