El Consistorio madrileño ha comenzado ya la recuperación y rehabilitación del Palacio de la Infanta Carlota, un edificio municipal ubicado en la calle Luna, 32 (distrito Centro), que llevaba una década okupado.

Esta semana ha finalizado esta situación con el desalojo de las 240 personas que vivían de okupas en el inmueble, después de dos años de proceso, tal y como ha indicado el Ayuntamiento en un comunicado.

Madrid recupera el Palacio de la infanta Carlota y empieza su rehabilitación para ponerlo al servicio de los madrileños (Foto: EP)

El Consistorio decidió desokuparlo y realojar a las 240 personas «muchas de ellas hacinadas» en alternativas habitacionales. Fuentes municipales han asegurado que se estaban produciendo subarrendamientos de habitaciones «acumulándose un gran número de personas». Samur Social, servicios sociales de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Policía Municipal y el Servicio de Atención a la Emergencia Residencial han trabajado conjuntamente para tomar posesión del edificio.

Ocho familias están realojadas en distintas viviendas de la Empresa Municipal de la Vivienda, tras un trabajo hecho con «mucho mimo y cuidado», ha destacado el concejal de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, en una reciente visita al inmueble junto a la vicealcaldesa, Begoña Villacís. «Es un día de celebración», ha asegurado Fuentes.

Varios balcones del palacio de la Infanta Carlota, en la calle Luna, 32 (Foto: EP)

El edificio estará recuperado y reformado en su totalidad en un plazo de «un año o año y medio», ha explicado la vicealcaldesa. El uso que se plantea el Ayuntamiento, una vez rehabilitado, será dotacional, al detectarse una carencia en esta materia en el distrito Centro. El Consistorio quiere convertirlo en un centro dotacional centrado en un uso cultural y un dispositivo para personas mayores consistente en apartamentos intergeneracionales.

Aunque el Gobierno local plantea incorporar espacios culturales y de uso dotacional en este inmueble, tampoco se descarta estrenar el Museo de la Movida Madrileña en Luna, 32. Para Villacís, «sería un espacio fantástico para poder hacerlo». «No es un inmueble cualquiera, es un palacio del arquitecto Juan de Villanueva, un edificio especialmente singular», ha destacado la vicealcaldesa, quien ha detallado que el desalojo de las personas que lo habitaban fue «pacífico» y «con mucho cuidado».

Zonas «muy dañadas» y con «peligro de derrumbe

El Palacio, de 5.000 metros cuadrados, fue construido en el siglo XVIII por Juan de Villanueva y recibe su nombre por haber estado habilitado por el infante Francisco de Paula, hermano de Fernando VII, y su esposa la infanta Carlota. Estaba repartido en 38 viviendas

El estado en el que se encontraba el edificio tras esta última década tenía zonas «muy dañadas» y en «peligro de derrumbe», según el concejal. Así, se realizaron apuntalamientos cada semestre y de una manera «muy sincronizada».

Madrid recupera el Palacio de la infanta Carlota y empieza su rehabilitación para ponerlo al servicio de los madrileños (Foto: EP)

La etapa actual de restauración ha comenzado esta semana con la limpieza de la zona y los trabajos para asegurar las viviendas con puertas antiokupación. Además, el Ayuntamiento ha firmado un contrato de vigilancia de 2 millones de euros para controlar el inmueble «las 24 horas del día».

Los trabajos del Servicio del Control de la Edificación empiezan «de forma inmediata», eliminando y asegurando las zonas en peligro y comenzando a eliminar la tabiquería y los elementos incorporados de manera ilegal.

Okupación «incontrolada»

El edificio de la calle Luna, 32, fue compartimentado en muchas viviendas para su alquiler masivo en 2005, culminada la obra en 2011. Así, posteriormente, fue objeto de un proceso de ocupación «incontrolada», tanto de los pisos como de los locales exteriores.

Madrid recupera el Palacio de la infanta Carlota y empieza su rehabilitación para ponerlo al servicio de los madrileños (Foto: EP)

El Ayuntamiento ha añadido que se estaba produciendo una situación de economía sumergida por el alquiler ilegal de habitaciones, provocando una masificación de personas. Así, ordenó una visita en septiembre de 2019 para filiar a los ocupantes confirmando la cifra de personas que residían ahí. Villacís ha mostrado la demostración del «compromiso» municipal por «combatir la okupación» y ha criticado a «la izquierda» que, según ella, «no quiere abrir los ojos sobre cómo quiebra la convivencia una situación así».

Dos años después, tras 14 entradas con autorización judicial, el pueblo de Madrid ya tiene en su posesión este Palacio en la misma semana en la que se producía otro desalojo de un edificio municipal, en esta ocasión en Tetuán, que también llevaba años okupado. Técnicos del Ayuntamiento de Madrid derribaron finalmente el pasado jueves el edificio que había ocupado el número 121 de la calle Capitán Blanco Argibay.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.