Publicidad

El responsable de la banda era un individuo extremadamente violento que estaba escondido en Perales del Río

GETAFE/ 3 DE ENERO DE 2020/ La Policía Nacional ha detenido en Madrid a tres personas que asaltaban establecimientos comerciales disfrazadas de agentes de policía y que también habían robado en varios domicilios mediante el método del “bumping”, con el que se hace saltar la cerradura de la puerta golpeando una llave.

Según los datos aportados por la Dirección General de la Policía, en los registros se han intervenido chalecos y camisetas de cuerpos policiales, así como grilletes, pistolas simuladas, bridas y un machete que los detenidos utilizaban para intimidar a sus víctimas y con las que se hacían pasar por “policías ful”, es decir, ,agentes falsos de policía.

Publicidad

La investigación comenzó el pasado mes de septiembre cuando se produjo un robo con violencia en un local de Andújar (Jaén) donde los autores entraron, golpearon y maniataron con bridas al propietario del comercio vistiendo chalecos con los que simulaban ser agentes de la autoridad.

Tras varias pesquisas, se identificó a los tres presuntos autores del robo. El responsable de la banda era un individuo extremadamente violento y con una búsqueda judicial por quebrantamiento, que se encontraba escondido en el domicilio de otro de los investigados en el barrio getafense de Perales del Río.

Además los agentes consiguieron vincular al grupo con seis robos denunciados entre agosto y octubre de 2019 en los municipios de Torrejón de Ardoz (1), Fuenlabrada (4) y Alcalá de Henares (1).

Publicidad
Publicidad

En esta última localidad se sustrajo un vehículo que luego utilizaron como transporte en el resto de robos, cambiando la matrícula en dos ocasiones.

El principal responsable fue detenido en Getafe, donde se registraron dos viviendas.

En ellas se intervinieron numerosos objetos que permitieron esclarecer un robo con violencia cometido en Madrid, en el que varios individuos maniataron a sus víctimas, las amenazaron con armas de fuego y se hicieron con un botín valorado en 200.000 euros.

Publicidad

En la última fase de la investigación, la Policía detuvo a los otros dos miembros del grupo criminal y registraron un domicilio en Fuenlabrada, donde se incautaron multitud de herramientas utilizadas para la apertura de puertas mediante el método “bumping”, como alicates, destornilladores y un taladro.

La policía da por desarticulada la banda, cuyos integrantes ya han ingresado en prisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.