Publicidad

En su compromiso por la promoción de hábitos de vida saludable tejido sociodeportivo y educacional de su entorno, el servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Torrejón ofreció a lo largo de la semana pasada sesiones formativas en primeros auxilios a adolescentes de 13 a 16 años en el IES Juan Bautista Monegro.

Las charlas fueron completamente dinámicas y estuvieron lideradas por profesionales de Enfermería del servicio de Urgencias del hospital, que explicaron las técnicas de primeros auxilios más útiles en caso de que presencien algún accidente relacionado con la salud durante su rutina diaria.

Publicidad
Urgencias del Hospital de Torrejón de Ardoz Fotografía: Hospital Torrejón de Ardoz

“Lo más importante que deben recordar siempre es avisar al 112 ante cualquier ayuda relacionada con la salud de los que nos rodean”, recomendaron las enfermeras de Urgencias a los alumnos y alumnas, “después de hablar con Emergencias es cuando se debe valorar si lo mejor es actuar o acompañar a la persona”.

En las sesiones se explicaron protocolos de asistencia y salvamento, las técnicas de reanimación cardiopulmonar, la maniobra de Heimlich para atragantamientos y cómo actuar en caso de presenciar roturas, quemaduras, hemorragias o traumatismos craneoencefálicos. “En la mayoría de estos casos es más importante lo que no se debe hacer que lo que se debe hacer”, señalaron las profesionales.

Sobre Salud Mental

El pasado mes de enero, tras casi dos años de pandemia de COVID-19, los especialistas de Salud Mental del Hospital Universitario de Torrejón analizan la incidencia de esta situación global en la salud mental de la población y coinciden: ha aumentado el malestar emocional de los ciudadanos, así como los sentimientos de soledad, abandono y desesperanza.

“Es como si una nube negra se hubiera posado sobre el mundo, y nos estuviera quitando la luz, dejándonos a oscuras”, afirma la Dra Helena Díaz, jefa de la Unidad de Salud Mental del Hospital Universitario de Torrejón.

Además, el impacto de la pandemia en los ámbitos más cotidianos ha incidido en el estado de ánimo de la sociedad: “la mayor parte de las personas, en una medida u otra, han visto modificada su vida en algún aspecto, con cambios a nivel laboral, limitación en las relaciones personales, problemas familiares, afectación de la salud física o pérdida de proyectos”, asegura Marta Rojo, psicóloga clínica del centro.

El problema, alertan las expertas, llega cuando la tristeza se instala en nuestras vidas. “De forma persistente y con una intensidad moderada-elevada, puede provocar disrupciones en el funcionamiento normalizado, y en ese momento podemos decir que se convierte en un problema de salud”, asegura Marta Rojo.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.