La dirección del centro penitenciario Madrid III de Valdemoro ha ordenado que el preso Galphon G.T., un congoleño de 30 años conocido como ‘La bestia de Parla’ y que ha protagonizado numerosas y sonadas detenciones en el municipio parleño, entre en régimen de aislamiento tras protagonizar muchos incidentes y recibir 10 partes disciplinarios desde que ingresara en esta cárcel, el pasado 7 de noviembre.

En este sentido, Galphon G.T. provocó incidentes en un sólo día que le supusieron tres partes. Los mayoría son por amenazas, coacciones e insultos a funcionarios, por destrozar mobiliario, por resistencia activa a órdenes y posesión de artículos prohibidos. De momento, no tiene partes ni por agresión a funcionario ni a otro interno.

A finales del mes de octubre, volvió a ser arrestado durante el intento de ocupación de un nuevo local y domicilio, acción que los agentes lograron evitar y que los vecinos grabaron con sus teléfonos móviles.

Galphon ha sumado en el último medio año más de una veintena de detenciones y antecedentes en Parla por agresiones, desórdenes públicos y atentado o desobediencia a la autoridad en las calles de la localidad. Sin embargo, al tratarse de delitos menores, quedaba en la calle a la espera de juicio.

Destrozó el despacho del juez

Sin embargo, el último episodio violento de ‘La Bestia’ fue diferente. Precisamente, en su última puesta a disposición judicial hace dos semanas, destrozó el despacho del magistrado, por lo que le envió a la prisión a la espera de juicio, concretamente a la cárcel de Valdemoro.

La Comisaría de Policía Nacional en Parla (Foto: D.G.C.)

Allí, su comportamiento ha continuado siendo incívico y agresivo con los funcionarios, el resto de reos y las instalaciones, por lo que le han cambiado varias veces de módulo, hasta que acabó en el de aislamiento, en el que lleva dos días, «y parece estar más tranquilo», según las mismas fuentes. Ahora, barajan cambiarle de cárcel por su pésimo comportamiento.

Galphon G.T. ya había estado en prisión entre 2016 y 2019 en las cárceles de Ocaña y también en la Valdemoro, pero no se había comportado así, según fuentes de prisiones. Algunos funcionarios creen que, envalentonado por sus miles de seguidores en redes sociales como TikTok, quiere «montar el espectáculo, salir en la televisión y que se hable de él». De hecho, ya ha pedido entrevistarse con algún periodista.

Otros empleados consideran que tiene una trastorno psicológico no tratado. Entre el 35 y el 40 por ciento de los presos españoles padece alguna enfermedad mental. Sindicatos como Acaip-UGT denuncian la falta de medios y de psiquiatras en las cárceles para tratar esta creciente problemática.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Como no… Puede ocupar locales sin límite que no rompe nada no para entrar ni mientras está ocupándolos y vuelve a la calle sin problema pero si es el despacho de un juez ahí si, va de cabeza… Si lo hubieran hecho varias ocupaciones antes el Sr juez no hubiera tenido que mandar a alguien a recoger su despacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.