Se trata del noveno cierre de esta Línea, la 7B de Metro desde que se construyera hace 15 años. Hoy, el gobierno regional ha comunicado que Metro de Madrid suspenderá desde el miércoles 24 de agosto el servicio de la Línea 7B entre las estaciones de Jarama y Hospital del Henares para comenzar trabajos de reparación de la infraestructura.

Se trata de la línea que ha afectado a viviendas de San Fernando y que ha forzado la demolición de varios inmuebles, así como el realojo de 46 familias de la localidad sanfernandina.

Publicidad
Publicidad
Vecinos de San Fernando de Henares se manifiestan el 11 de abril, día en el que desalojan a 14 familias por las grietas de la Línea 7b de Metro. – Fotografía de Archivo

Según han explicado desde la Consejería de Transportes e Infraestructuras, el objetivo es el afianzamiento del terreno afectado para poder asegurar su estabilidad y «resolver los problemas debidos a las filtraciones de agua» en este tramo.

Se buscará solventar los problemas de la línea que han forzado el derribo de viviendas en San Fernando de Henares y el traslado de vecinos a apartahoteles o pisos de alquiler en algunos casos.

Servicio de autobuses sustitutivo

La estación de San Fernando será el comienzo y el final de la línea mientras duren los trabajos, y los viajeros del suburbano dispondrán de un servicio especial sustitutivo de autobuses, sin coste adicional, que cubrirá el recorrido afectado por las obras.

«El Ejecutivo regional mantiene unos mecanismos de control y evaluación que permiten garantizar la seguridad de la red de Metro en todo momento», han defendido desde la Consejería.

En este caso, los últimos informes elaborados por los técnicos han aconsejado realizar un cierre preventivo de las estaciones afectadas para acometer lo antes posible los trabajos necesarios de reparación.

Reproche de los alcaldes por no haber sido avisados

A comienzos de este mes de agosto los municipios de San Fernando de Henares y Coslada reprochavan a la Comunidad de Madrid que no les hubiera comunicado el nuevo cierre previsto para final de año de la línea 7B de Metro por obras.

En este contexto, el alcalde de San Fernando de Henares, el socialista Javier Corpa, ha mostrado su malestar por haberse enterado por «los medio de comunicación».

«Nada nos sorprende ya», cargaba el alcalde tras recapitular los efectos de la L7B en su municipio: más de 200 viviendas afectadas, 50 familias desalojadas, dos viviendas unifamiliares derruidas junto a un bloque de viviendas, una Escuela de Idiomas reubicada fuera del municipio y varias dotaciones locales que han tenido que situarse en otros puntos de la ciudad fuera de la ‘zona 0’.

Concentración de los vecinos afectados por las grietas de Metro – Fotografía Archivo N.M. Díaz

Desde Coslada, se volvía a lamentar “la poca delicadeza y la falta de lealtad institucional de que nos tengamos que enterar por la prensa de esta decisión de la Comunidad de Madrid”. Sin embargo, en palabras de la alcaldesa en funciones, Macarena Orosa, “con ser esto grave lo es más el hecho de que en apenas 15 años esta línea haya sufrido casi una decena de cortes”.

24 familias realojadas: “El 20 de septiembre nos vemos bajo un puente”

Hasta la fecha, la Administración regional tiene realojadas a 46 familias pero fueron 24 de ellas las primeras que salieron con un procedimiento de “urgencia” de sus casas y son estas familias las que, tras reunirse el pasado viernes con la consejería de Transporte y Vivienda de la Comunidad de Madrid, ven con incredulidad que el 20 de septiembre llega -fecha tope que les dio la Consejería para su realojo- y sus expedientes no han sido resueltos. O lo que es lo mismo, se quedan en la calle, sin casa y sin un lugar donde ir.

Como ha señalado, Juan Fuentes, presidente de la Asociación de Afectados de Rafael Alberti y Presa, presente en la citada reunión del viernes 29 de julio, “el objeto de esta reunión era ver como estaba avanzando la tramitación de nuestros expedientes y solicitar una ampliación del periodo de nuestros realojos porque el 20 de septiembre está a la vuelta de la esquina y los expedientes no han sido resueltos por parte de la administración”.

Como afirma Fuentes, “la Comunidad esta echando balones fuera diciendo que somos nosotros los que nos estamos retrasando con el envío de la documentación y eso no es cierto; nos están pidiendo la documentación a cuentagotas, empadronamientos en un mes, fotocopias de DNI otro, pólizas de seguros en otro….y somos muchos vecinos, gente mayor… pero toda la documentación se ha entregado en el momento en que se ha requerido; nosotros no somos los que hemos creado este problema, no somos los responsables, ahora mismo es la señora Ayuso su responsable y nos tienen que dar soluciones”.

Además, subraya Fuentes, «es todo una incongruencia porque nos están dando plazos de diez días para cuantificar los daños y hay vecinos que aún no saben si su edificio se va a derribar o se va a rehabilitar…es imposible cuantificarlo ni aportar ese tipo de documentación que es la que requieren en un plazo de diez días».

20 de septiembre, fecha límite

Como asegura Juan Fuentes, «nos han comunicado que a partir del 20 de septiembre, las 24 familias realojadas desde el día 22 de septiembre quedan sin alternativa habitacional, así que nos vemos abocados a vivir debajo de un puente; hay vecinos que no tienen recursos para pagarse un alquiler porque tienen pendiente todavía hipotecas de una casa que ya no tienen, hablamos de gente con pensiones de viudedad y en situación de desempleo, por lo que no han atendido nuestra demanda de que nos den esa moratoria hasta que se solucionen los expedientes, no nos dan alternativa«.

“Un otoño caliente”

Tal y como ha asegurado Juan Fuentes, “nos vemos en la calle el 20 de septiembre, pero se prepara un otoño caliente, porque no vamos a dejar de luchar por unas indemnizaciones justas, simplemente por lo que es nuestro; después de todo lo que llevamos pasando nos siguen martirizando después, sin proponer alternativas y aprovechándose de la situación de indefensión de muchos vecinos, pero no vamos a parar”.

«Hay que recordar que desde la Comunidad se dijo que las indemnizaciones serían lo más generosas posibles y se iba a mantener nuestra alternativa habitacional hasta que tuviésemos la indemnización, pero esto se ha quedado en el aire porque a día de hoy si los expedientes no se solucionan el día 20 nos iremos a la calle, a una tienda de campaña o a un puente bajo la M 30, esa es nuestra realidad«.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.