Publicidad

La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse (PSOE), ha avanzado que el Instituto Municipal del Suelo (IMS) comenzará «en breve» a construir vivienda pública una vez que la situación económica «está saneada» y que ha logrado salir del concurso de acreedores al que se vio abocada.

La regidora socialista ya adelantó hace unas semanas, durante la celebración del Debate del Estado del Municipio, la puesta en marcha de un nuevo Plan de Vivienda Pública que pondrá a disposición de los mostoleños hasta «2.000 nuevas viviendas en venta y alquiler a precio asequible», que se harán a través del IMS.

Publicidad

«Hemos tenido que declarar un preconcurso de acreedores para impedir que el IMS fuese a la quiebra y tuviese que cerrar. Hemos logrado sanear su situación económica, manteniendo los empleos y el patrimonio de la empresa, tal y como me comprometí», ha insistido la alcaldesa.

Ahora, una vez saneada la empresa de vivienda, el principal objetivo «que recupere el fin social para el que fue diseñado: la construcción de vivienda pública».

Publicidad

«Después de 12 años de inactividad, el IMS pondrá en marcha una promoción de vivienda pública en venta, una iniciativa que beneficiará a muchas mostoleñas y mostoleños y ayudará a regular el mercado de la vivienda local», ha reiterado la primer edil.

Publicidad

Posse ha recordado que, a su llegada al Gobierno, ella misma «ordenó que se realizase una auditoría contable externa al IMS para conocer su situación económica real» de la empresa pública.

Según la auditoría, tras la reformulación de la contabilidad, se dejó al descubierto una deuda con el Ayuntamiento de Móstoles, único accionista de la empresa, de «más de 56 millones de euros», lo que obligó al Consejo de Administración del IMS a presentar un escrito de apertura de preconcurso de acreedores.

Sede del Instituto Municipal del Suelo (IMS)/ Ayto. Móstoles

Cuentas maquilladas

«La auditoría forense desveló que, al menos desde 2011, la contabilidad de la empresa pública había sido ‘maquillada’ y que no reflejaba la imagen fiel de las finanzas del ente«, añaden desde el Consistorio.

En este sentido, responsabilizan fundamentalmente a la absorción de la Empresa Municipal de Aparcamientos de Móstoles (EMA), empresa que estaba ya «quebrada» durante los Gobiernos del PP, y a la utilización de los fondos del IMS para la construcción del megaproyecto fallido del pabellón Andrés Torrejón.

«Los costes generados por estas dos operaciones habían llevado al IMS a la insolvencia«, aseguran desde el Gobierno municipal, formado por PSOE y Podemos, donde subrayan que han hecho «todo lo posible para dar continuidad al ente público, garantizar los empleos y el patrimonio de viviendas en alquiler social del que se benefician muchas vecinas y vecinos del municipio».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.