El Hospital Universitario Rey Juan Carlos, situado en Móstoles, ha retomado la organización de salidas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con pacientes cuya situación clínica y personal lo permite para mejorar su experiencia del ingreso hospitalario, dentro de su plan de humanización para mejorar la atención de los pacientes.

«Este es el último eslabón, y quizá uno de los más relevantes y a la vez exitosos y agradecidos, de una trayectoria que iniciamos hace años para promover la humanización de la atención sanitaria en nuestra unidad«, ha explicado el doctor Manuel Pérez Márquez, jefe de la UCI del hospital mostoleño.

Así, a las iniciativas que se habían puesto en marcha para abrir determinadas zonas del centro hospitalario a pacientes y familiares se suma hora una nueva iniciativa que va un paso más allá al posibilitar que los ingresados en UCI puedan moverse por los pasillos del hospital, dar un paseo por su amplío hall, acercarse a su tienda para comprar prensa o lectura, tomarse un respiro en alguna de las terrazas interiores o, incluso, salir a la explanada exterior del centro, a pleno aire libre.

«Los pacientes hacen estos paseos con familiar o acompañante, así como con personal sanitario, ya sea médico, enfermera o auxiliar, aunque, si las circunstancias clínicas lo permiten, puede suprimirse parcial o totalmente la presencia sanitaria, sustituyéndola siempre por la vigilancia de los profesionales asistenciales desde la distancia, y así favorecer su intimidad en estas nuevas condiciones», ha explicado el doctor Pérez.

En este sentido, ha concretado que siempre hay un acompañante con el paciente, y si se da la circunstancia de que el paciente no lo tiene, se apoya con el personal sanitario. «Y, por supuesto, con los apoyos médicos que requieran: camilla, silla de ruedas o, si es el caso, el soporte de oxígeno que muchos pacientes necesitan», ha matizado.

El Hospital Rey Juan Carlos, de Móstoles.

Mejora del bienestar

«Poder dar estos paseos cambia completamente la experiencia de los pacientes: mejora muchísimo su bienestar y situación emocional, y lo hacen también otros aspectos más clínicos, como la desorientación y el delirio, cuyo riesgo aumenta -especialmente en pacientes de determinada edad- con los ingresos hospitalarios, más aún en servicios como la UCI, y que disminuyen notablemente con la aplicación de estas pautas», ha señalado el especialista.

Una iniciativa que ha sido recibida con éxito, por lo que en la unidad se plantean incluso ahondar en nuevas fases del proyecto. «Estamos estructurando una zona con tres o cuatro camas, algo más separadas del resto de puestos del servicio, para facilitar que los pacientes a los previsiblemente vamos a dar el alta en 24 horas o menos puedan salir a dar estos paseos fuera de la UCI», ha recalcado su responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.