Publicidad

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 59 años y 9 meses de prisión a Juan Mendoza Jiménez, conocido como Juanín, por los asesinatos de sus excuñadas y el intento de su exsuegra en Aranjuez para vengar que su mujer rompiera la relación.

Así consta en una sentencia, en la que los magistrados le penan también por un delito de tenencia ilícita de armas. Los hechos tuvieron lugar en la localidad madrileña de Aranjuez el 9 de junio de 2019. El 9 de junio de aquel año, el condenado disparó desde la ventana de su casa a varios familiares de su mujer, matando a dos cuñadas, de 35 y 23 años, e hiriendo en una pierna a su exsuegra. Juan Mendoza planeó vengarse por una supuesta infidelidad «haciendo daño a las mujeres de su familia política».

Publicidad

En la resolución se aplican los agravantes de género y parentesco en los dos asesinatos y en la tentativa. Además de la pena de cárcel, se condena a Juanín a pagar 320.000 euros a los dos viudos y sus hijos y 60.000 euros a su exsuegra en concepto de responsabilidad civil.

Agravante de género

La condena llega después de que un jurado popular apreciase en el doble crimen la agravante de género debido a que se produjo como venganza de Juanín a su mujer después de que ésta rompiera la relación.

En noviembre de 2018, el Tribunal Supremo estableció que la agravante de género debe aplicarse en todos los casos en que se actúe contra la mujer -en este caso su esposa- por el mero hecho de serlo, aunque entre agresor y víctima no exista ningún tipo de relación.

Juanín, durante su detención (Foto: Archivo)

En el juicio, el fiscal solicitó una condena de 64 años de prisión mientras que la acusación que representa a la mujer fallecida de 23 años reclamó que se le condenara a prisión permanente revisable.

El letrado Juan Manuel Medina pidió que se sentara jurisprudencia para que se compute la tentativa de asesinato como uno consumado, ya que el Código Penal exige tres asesinatos para aplicar la máxima pena privativa de libertad en España.

Por «miedo»

En su declaración, el procesado admitió haber acabado en junio de 2019 con la vida de dos de sus cuñadas y herido de gravedad a su suegra con una escopeta de caza en venganza hacia su mujer.

No obstante, negó tener un plan previo y alegó que actuó movido por «miedo» a perder su propia vida ante las amenazas de su familia política.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.