El Ayuntamiento de Alcorcón ha solicitado una nueva partida de fondos europeos para instalar 46 contenedores marrones y extender así la separación en origen del residuo orgánico, a la vez que se promueve una cultura en la gestión de esta fracción para garantizar su calidad en la recogida.

En este sentido, la solicitud también contempla la financiación de 10.915 receptáculos de 10 litros para facilitar la separación del residuo orgánico en los hogares de los vecinos, así como 10.915 rollos de 20 bolsas compostables para mejorar la calidad del residuo depositado, según ha señalado el Consistorio en una nota.

Publicidad

La instalación del quinto contenedor era uno de los retos que desde la Empresa de Servicios Municipales (Esmasa) se marcaron como «prioritario» a la hora de abordar la instalación del nuevo sistema de carga bilateral, un proyecto que permitirá que la incorporación de los nuevos puntos de depósito sea más barata, rápida y adaptable.

El segundo teniente de alcalde y presidente de Esmasa, Jesús Santos (Ganar Alcorcón), ha explicado que, tras los primeros pasos dados con las pruebas del contenedor marrón y la instalación de las composteras comunitarias, el objetivo ahora es «extender el quinto contenedor a más puntos de la ciudad».

«Cumplimos así con las obligaciones legales a este respecto, pero también con nuestro compromiso ecológico de reducir los residuos que llevamos a vertedero«, ha insistido Santos, quien ha recordado que han sido «tres años de intenso trabajo para abordar la recogida del residuo orgánico».

Publicidad
Instalan la primera área de compostaje comunitario de Alcorcón/ Ayto. Alcorcón

Un intenso trabajo

En este sentido, ha recordado que, en primer lugar, ha habido que poner en marcha infraestructura y técnicas de compostaje, lo que se lanzó en octubre de 2020 con el proyecto ‘Reutiliza’, que empezó a tratar 50 toneladas provenientes de los mercadillos de la ciudad y los restos proveniente de los trabajos de poda, siega y desbroces.

«También hubo que abordar la extensión doméstica, para lo que en junio de 2021 se puso en marcha la experiencia piloto con 12 contenedores con llave personalizada en la que los vecinos pudieron inscribirse para participar», ha añadido Santos.

Por último, desde enero de 2022 se ha procedido a la apertura progresiva de composteras comunitarias en los barrios, con el objetivo de acercar la valorización del orgánico y fomentar la cultura y la capacidad de tratamiento de este residuo.

Publicidad

«La extensión del quinto cubo a más puntos de la ciudad será el siguiente paso para facilitar la separación de los residuos orgánicos en los hogares alcorconeros, clave para reducir lo que la ciudad lleva a vertedero y obtener los múltiples beneficios del proceso de reciclaje de esta fracción», ha concluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.