La consejera de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, ha avalado este martes la inversión regional de 630.000 euros en las obras de rehabilitación de la parroquia de San Salvador, en Leganés, debido a que se trata de «una iglesia singular» que cuenta con un retablo de José de Churriguera, una «joya», según lo ha definido.

La consejera ha visitado los trabajos junto al alcalde, Santiago Llorente, y el portavoz del PP local y diputado regional, Miguel Ángel Recuenco, para conocer de primera mano los detalles de unas obras que, según la Diócesis de Getafe, podrían estar terminadas en dos años.

Publicidad

En este punto, Rivera de la Cruz ha escenificado «el compromiso de Leganés con las obras de la Iglesia de San Salvador», de las que ha dicho que eran «muy acuciantes e importantes».

Marta Rivera de la Cruz en si visita a la parroquia San Salvador

Cierre

De hecho, el templo cerró en octubre del pasado año debido al riesgo de derrumbe de algunas estructuras. «Es una apuesta por el patrimonio de la Comunidad de Madrid», ha señalado, tras mostrarse sorprendida por la «envergadura de la obra» de rehabilitación.

Publicidad

En una reciente visita, el Obispo de la Diócesis de Getafe, Ginés García Beltrán, aseguró que «la pregunta del millón es saber cuándo se va a terminar y la respuesta depende del dinero que tengamos -precisó-. Quiero ser optimista y creo que con las aportaciones de la parroquia y las subvenciones que se vayan dando podremos volver a abrir esta iglesia en un año y medio o dos años».

Con las obras en el ecuador de las mismas, los arquitectos de la restauración, Pedro Jaén y Bernardo Valdés, han detallado la intervención en el edificio -que data del Siglo XVII- «debido a los procesos patológicos graves, derivados de problemas estructurales y también en la cubierta que se detectaron hace cinco años».

La ejecución de la obra se planteó por fases dando prioridad en principio a la consolidación del terreno del entorno de la torre, que tenía problemas de cimentación, a través de la inyección de resinas en el suelo para evitar el movimiento diferencial de la torre que causaba problemas en los muros y en el pórtico.

En una segunda fase se dio estabilidad a los muros de la nave central, cuyo movimiento había provocado una quiebra de la bóveda de esa nave. 

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.