Publicidad

La Guardia Civil ha investigado en el mes de abril a cinco personas por delitos de caza furtiva en la provincia de Soria, en el marco de la operación RED DOT 2 realizada por el Seprona para luchar contra los delitos de la flora y la fauna, según han informado desde la Subdelegación del Gobierno en Soria.

Los hechos ocurrieron en los cotos de caza pertenecientes a las localidades de Valdanzo, Cuevas de Ayllón, Valdelubiel y Andaluz y las personas investigadas son procedentes de las provincias de Albacete, Ávila, Madrid y Granada.

Estas cinco personas habían cazado corzos en los cotos de caza de la provincia, pero de manera furtiva, sin contar con las autorizaciones de los titulares de los terrenos cinegéticos.

Los agentes han instruido las correspondientes diligencias penales, que han sido remitidas a las diferentes autoridades judiciales competentes en cada una de las provincias.

Por otro lado, se han decomisado tres rifles, un cuchillo de caza, diversa munición metálica, así como otros efectos utilizados para la caza. También se ha localizado cuatro cuerpos de corzo con la cabeza cortada.

Además, se han detectado varias infracciones administrativas en la normativa sobre caza, que han sido denunciadas ante el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Soria.

Cazador.

En el Código Penal, el delito de caza furtiva está castigado con la pena de multa de ocho a doce meses e inhabilitación especial para ejercicio del derecho a cazar por tiempo de dos a cinco años.

Cementerio ilegal de perros

La Policía Municipal de Madrid ha descubierto un cementerio ilegal donde había enterrados hasta 12 perros en el parque forestal de Entrevías y ha localizado a otros 10 en muy mal estado, en un piso de este barrio vallecano, han informado fuentes policiales.

Los vecinos del piso dieron la voz de alarma a la Policía, ya que habían visto a una mujer enterrando a varios canes en un hoyo, que ella misma había cavado con una pala en las inmediaciones de este parque junto a unos árboles, algo que es totalmente ilegal.

A su llegada, dos agentes de la Unidad Integral de Puente de Vallecas hallaron dos fosas con una docena de mascotas fallecidas. Los policías acompañaron a casa a la mujer, donde se encontraba su hermana, con la que convivía.

Los policías comprobaron que en la casa había una decena de animales en muy mal estado físico, algunos moribundos. Además, detectaron un grave problema de insalubridad y malos olores.

Las mujeres vivían entre gran cantidad de basura, heces y orinas de los perros, cuyos movimientos causaban mucho ruido a los vecinos. Estas padecían una ‘discapacidad’ que les impide comunicarse y comprender.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.