Publicidad

La Policía Municipal de Madrid ha descubierto un cementerio ilegal donde había enterrados hasta 12 perros en el parque forestal de Entrevías y ha localizado a otros 10 en muy mal estado, en un piso de este barrio vallecano, han informado fuentes policiales.

Los vecinos del piso dieron la voz de alarma a la Policía, ya que habían visto a una mujer enterrando a varios canes en un hoyo, que ella misma había cavado con una pala en las inmediaciones de este parque junto a unos árboles, algo que es totalmente ilegal.

Publicidad

A su llegada, dos agentes de la Unidad Integral de Puente de Vallecas hallaron dos fosas con una docena de mascotas fallecidas. Los policías acompañaron a casa a la mujer, donde se encontraba su hermana, con la que convivía.

Los policías comprobaron que en la casa había una decena de animales en muy mal estado físico, algunos moribundos. Además, detectaron un grave problema de insalubridad y malos olores.

Las mujeres vivían entre gran cantidad de basura, heces y orinas de los perros, cuyos movimientos causaban mucho ruido a los vecinos. Estas padecían una ‘discapacidad’ que les impide comunicarse y comprender.

Los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid van a realizar un seguimiento a estas dos personas. Mientras, los servicios veterinarios municipales se han hecho cargo de los animales, que no tenían microchips ni habían sido vacunados como indica el calendario.

Un perro rescatado en una operación de la Guardia Civil/ Archivo

Juicio por maltrato animal

El macrojuicio contra la red de peleas de perros desmantelada en 2017 ha destapado que veintidós de los canes que fueron intervenidos en la finca del supuesto cabecilla en el municipio madrileño de Batres murieron por enfermedad o por eutanasia por las malas condiciones de insalubridad.

Los perros fallecidos se suman a los animales que perecieron en los combates o en manos de los acusados, según el fiscal, «cuando ya no les eran de utilidad para sus fines».

La Guardia Civil halló entonces un vertedero al lado de una de las fincas con huesos de canes y en una de las fiestas donde se celebraron combates, dos animales fallecidos «aún calientes» en bolsas de plástico, según han indicado fuentes jurídicas.

El fiscal alcanzó ayer un acuerdo individual con 19 de los 23 acusados ante el reconocimientos de hechos y que implicará la aplicación de atenuantes como dilaciones indebidas. Entre los encausados figuran un policía local, varios veterinarios y criadores de perros de raza potencialmente agresivas.

Entre los que no pactaban, figuraban dos veterinarios al implicar la condena la inhabilitación para ejercer su profesión. Tampoco alcanzó ayer un acuerdo Rafael R., considerado por los investigadores como uno de los presuntos cabecillas de la red. Hoy sí ha querido sumarse a los pactos y ha reconocido que vendía perros para peleas.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.