Los estudiantes han comenzado a levantar la voz por la salud mental. Así, este jueves, convocados por el Sindicato de Estudiantes, se han manifestado en ciudades de toda España para reclamar un «plan de choque urgente».

«Hablar del suicidio ayuda a prevenir», han coreado los asistentes a la manifestación madrileña, mientras partían de la Plaza de Callao para avanzar por la Gran Vía en dirección a la Plaza de Cibeles.

En este sentido, el Sindicato de Estudiantes ha lamentado que recibir atención psicológica en los hospitales públicos «se ha convertido en una carrera de obstáculos, con listas de espera eternas y centros sin suficientes profesionales en salud mental». «Ante este colapso, nos quieren obligar a desembolsar miles de euros en consultas privadas, para que grandes empresas se forren a costa de nuestro sufrimiento», han cuestionado.

La movilización en Madrid.

La huelga estudiantil ha contado con concentraciones en Madrid, en Cataluña, Andalucía, el País Vasco, la Comunidad Valenciana, Galicia, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja y Extremadura, y según la secretaria General del Sindicato de Estudiantes, Coral Latorra, ha tenido un seguimiento del 90 por ciento en todo el territorio nacional.

En la manifestación de la capital, cientos de estudiantes han pedido la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Aumento «drástico» de recursos

En este sentido, y como defensa de la sanidad pública, los estudiantes han reclamado un «aumento drástico» de los recursos en salud mental para llegar al menos al 15% del gasto total en salud (actualmente es del 5%) y la creación de miles de plazas de psicología y psiquiatría en la Atención Primaria, en Hospitales, y en los colegios, institutos y facultades públicas. «Por una educación sexual, emocional y de prevención de suicidios como parte de los planes de estudio», reclaman.

Han exigido, de igual forma, una educación pública 100% gratuita desde Infantil a la Universidad, así como la gratuidad total de libros de textos, la supresión de las tasas académicas en Formación Profesional y Universidad y un plan de inversión del 7% del PIB. «¡Ni un euro para la privada-concertada!», han coreado.

Asimismo, los jóvenes han salido a las calles para pedir «un puesto de trabajo digno al acabar los estudios o subsidio de desempleo para todos los jóvenes». «No es posible tener una buena salud mental con salarios de miseria y contratos que nos impiden tener vida social», aseguran.

Por otro lado, los estudiantes han demandado la nacionalización de la sanidad privada y la industria farmacéutica, ya que consideran que la salud «no puede seguir siendo un privilegio de clase ni un negocio, deben estar al servicio de las necesidades sociales».

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.