La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha lanzado una alerta tras una notificación de las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid por la presencia de toxina estafilocócica en el producto mozzarella fresca -queso de pasta hilada- de la marca Bocconcini de Albe procedente de España. Sanidad ha pedido a los consumidores que tengan el producto en casa que lo devuelven al establecimiento donde lo aquirieron.

El Ministerio de Sanidad ha señalado que esta alerta está presente en el número de lote 2910, con fecha de caducidad del 29 de noviembre de 2022 (29/10/2022), con las características de peso de unidad de 250 g (peso neto) y 150 g (peso escurrido), y una temperatura en estado de refrigerado. Ya se habría empezado a retirar el producto de las zonas de distribución.

Según la información disponible, el producto ha sido distribuido en las comunidades autónomas de Andalucía, Asturias, Islas Baleares, Islas Canarias, Cataluña, Cantabria, Castilla y León, Galicia y Comunidad Valenciana, si bien no se descartan otras redistribuciones.

Por el momento, el Ministerio ha aclarado que, con la información disponible, no hay constancia en España de ningún caso notificado asociado a esta alerta. Por su lado, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido de que la incubación de la bacteria ‘Staphylococus aureus’ es rápida, de una a siete horas.

La marca afectada, según Sanidad.

Los síntomas

Asimismo, Sanidad ha explicado que en el caso de haber consumido este tipo de producto del lote afectado y presentar alguna sintomatología como náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal o postración, se recomienda acudir a un centro de salud. También ha recomendado a las personas que tengan en su domicilio productos afectados por esta alerta que se abstengan de consumirlos y los devuelvan al punto de compra.

La información ha sido trasladada a las autoridades competentes de las comunidades autónomas a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI) y a los Servicios de la Comisión Europea a través de la Red de Alerta Alimentaria europea (RASFF), con el objeto de que se verifique la retirada de los productos afectados de los canales de comercialización.

En cuanto a qué puede haber provocado que el producto esté contaminado con toxina estafilocócica (Staphylococcus aureus), no se ha declarado, pero el más común es que el alimento no ha estado a la temperatura correcta.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.