Publicidad

Un paseo más desconocido de la ciudad de Madrid se da por los Jardines del Campo del Moro, el jardín de Ali Ben Yusut, líder musulmán que intentó conquistar la fortaleza que hoy es el Palacio Real. Un espacio lleno de naturaleza y tranquilidad, que cuenta con la presencia de los majestuosos pavos reales y dos fuentes, la de los Tritones, realizada en un principio para Aranjuez, y la de Las Conchas diseñada por Ventura Rodríguez. La forma más fácil de acceder es desde el Paseo de La Virgen del Puerto.

Las faldas de la Sierra de Ayllón acogen El Hayedo de Montejo, un impresionante paisaje natural de 250 hectáreas lleno de hayas que en otoño destellan tonalidades naranjas y hacen de este bosque un lugar mágico y para soñar. Es necesaria la reserva para acudir a este inigualable espacio natural.

Publicidad
El Hayedo de Montejo. Foto: Telemadrid.

El Parque de El Capricho que en estos días abre su búnker para las visitas, también es una joya del Romanticismo ubicada en el distrito de Barajas. Cuenta con un río artificial, lagos, bosques, jardines, templos al estilo clásico y rincones bucólicos. Sus promotores fueron los Duques Osuna, difusores de la Ilustración y mecenas de muchos artistas.

Los ríos Cofio y Alberche bañan el Castañar de Rozas de Puerto Real, un lugar que se encuentra dentro de la Zona Especial de Conservación, que además posee un embalse que abastece a los pueblos que lo rodean. Lo forman caminos que pueden ser transitados por toda la familia, sus castaños tienen entre 20 y 30 metros de altura.

Publicidad
Publicidad

Uno de los pueblos más bonitos de la región cada vez más conocido es Patones de Arriba. Sus calles empedradas, las casas de pizarra y la montaña que le rodea, crea un un paisaje otoñal perfecto para una escapada de fin de semana. Es uno de los pueblos más visitado de Madrid, por lo que es conveniente reservar para comer, posee varias párquines.

Publicidad

Canencia y su Abedular se encuentran al norte de Madrid, en la Sierra de Guadarrama. De este lugar destacan su Abedular, con gran encanto y la iglesia de Santa María del Castillo, también tienen unos puentes medievales. Su bosque lleno de diferentes especies botánicas, cuenta con árboles de tronco blanquecino que se están perdiendo y pinos, tejos y acebos.

Abedular de Canencia.

Aunque más conocida pero no menos bella, Aranjuez tiene mucha magia y encanto, situada entre los ríos Tajo y Jarama, tuvo la predilección de Felipe II para pasar la primavera, lo que hizo que los herederos siguieran su estela. Sus mejores arquitectos modelaron el municipio a su antojo, como Francesco Sabatini o Juan de Villanueva.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.