Las redes se vuelcan en apoyar a esta voluntaria, que decidió cerrar su cuenta de Twitter ante el odio que despertó en algunos su imagen

MÓSTOLES/ 20 MAYO 2021/ Si hay una imagen de la crisis migratoria de Ceuta que ha dado la vuelta al mundo esta última semana ha sido la de un joven subsahariano, que acababa de llegar a la playa a nado, abrazado a una joven voluntaria de Cruz Roja: Luna, quien se ha convertido en protagonista, para bien y para mal, de las redes sociales.

Luna es una joven mostoleña, de tan solo 20 años, que estudia un Grado en Integración Social y que desde hace unos meses se encuentra de prácticas en Ceuta, ciudad de la que es originaria su madre, donde se ha implicado como voluntaria en Cruz Roja.

Publicidad

Sin quererlo, Luna se ha convertido, gracias a lo entrañable de su gesto, de su imagen consolando al joven africano a los pies de la playa de Ceuta, en la cara más visible de los muchos voluntarios que en los últimos días se han volcado en ayudar a los jóvenes que cruzaban a nado la frontera entre Marruecos y España.

Las muestras de admiración y cariño de miles de ciudadanos de toda España hacia esta mostoleña no tardaron en llegar. «[#GraciasLuna] Somos una organización en la que hay muchas Lunas, que ayudan a diario a personas como las que llegan a Ceuta. O a Arguineguín. O a Canarias. O que están en tu barrio«, señaló la propia Cruz Roja a través de sus redes.

Sin embargo, a pesar de la infinidad de mensajes de felicitación, Luna también ha recibido insultos y ataques personales en las redes sociales de gente que intenta ver conspiraciones detrás de una imagen que únicamente muestra el apoyo de una voluntaria a una persona indefensa, desolada cuando ve que su amigo yacer medio ahogado sobre la arena.

Publicidad

La persecución que ha sufrido Luna por algunos energúmenos, muchos de ellos ocultos en el anonimato de la red, ha obligado a esta joven a cerrar temporalmente su cuenta de Twitter y «aislarse de todo» ante la cantidad de «críticas injustas».

«Es triste que esté pasando eso porque muchos han perdido el respeto. La opinión es libre pero otra cosa son los ataques personales que se están produciendo en las últimas horas, eso no es normal», se ha señalado en declaraciones a los medios la responsable de Comunicación de la Cruz Roja en Ceuta, Isabel Brasero.

Desde Cruz Roja han ofrecido ayuda psicológica a su voluntaria tras verse en una situación «desagradable a pesar de trabajar con el signo de la humanidad, por lo que ella está ahora mismo un poco bloqueada ya que no entiende lo que está pasando por algo que ha visto totalmente natural«.

Publicidad

Para contrarrestar esta campaña en contra de esta joven voluntaria, multitud de periodistas, políticos, rostros conocidos y personas de todo tipo han puesto en circulación el hastag #GraciasLuna, con el que quieren mostrar su cariño y agradecimiento a todos los que, como Luna, están ayudando en una de las peores crisis migratorias de los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *