Publicidad

El Montakit Fuenlabrada mostró entereza mental y espíritu competitivo para sumar su noveno triunfo de la temporada ante el Café Candelas Breogán. La victoria además le permite recuperar el basket average con el equipo gallego

Fuente de foto: ACB Photo (S.Senade)

FUENLABRADA. 25 de MARZO 2019. Una ventaja de 3 victorias cuando solo restan 10 jornadas.  Ese es el principal botín que extrajo el Montakit Fuenlabrada en el feudo del Cafés Candelas Breogán, al que derrotó (92-96) este domingo en el Pazo Dos Deportes de Lugo.

El partido estuvo a la altura de lo que se presagiaba: el voltaje emocional de la afición lucense y la necesidad con la que ambos equipos acudían a la contienda deparó un duelo vibrante, lleno de alternativas y de intercambio de golpes, y de un baloncesto muy vistoso. Lo cierto es que no fue día para las defensas.

Publicidad

El equipo gallego estrenaba nuevo inquilino en el banquillo, Tito Díaz, un viejo rockero del gremio de entrenadores gallegos, ante cuya presencia sus jugadores recuperaron brío competitivo tras el batacazo en la jornada anterior frente al GBC Delteco donostiarra.

Los cimientos del triunfo fuenlabreño se pusieron en un primer cuarto primoroso, en el que los chicos de Jota Cuspinera demostraron ardor competitivo, intensidad defensiva y un despliegue físico de primer orden, que ilustra una jugada.

Christian Eyenga realiza el balance defensivo con prestancia y exhibe sus cualidades físicas para  poner tapón. El rechace es cogido por Paco Cruz, que se sacó un gran pase de contraataque, que recibió DJ Rowland, quien a su vez conectó con Kratsnov. El pívot ucraniano fue capaz de machacar el aro con acierto, al tiempo que recibía falta personal, con el consiguiente tiro libre adicional. Jugada de tres puntos que ilustró el buen momento del equipo.

Publicidad

El primer acto terminó con un parcial de 21-30 para los fuenlabreños. Como es natural, el Café Candelas Breogán no bajó los brazos y replicó con algunos minutos de mucha calidad, especialmente vistosa y eficaz fue la conexión entre el base tinerfeño Cristian Díaz y el hombre de la noche para los gallegos Volodymyr Gerun, que sumó 18 puntos, 6 capturas de rebotes y 1 asistencia. Lo cierto es que el equipo gallego fue fiel a su ADN y ofreció un nuevo recital de cómo capturar el rebote en ataque; suerte la que es uno de los mejores equipos de la competición.

Los galleros atraparon 15 rechaces en la canasta fuenlabreña. A la buena actuación de Gerun hay que agregar los 16 puntos de Cvetkovic, los 15 de Lucio Redivo y los 13 de Johan Lofberg.

Por parte del Fuenla tampoco faltó el suministro anotador. Rowland se imito a sí mismo tras un gran partido contra el Valencia y volvió a revindicar su talento y su capacidad para liderar desde la posición de base. El base de origen norteamericano y pasaporte búlgaro anotó 20 puntos y dio seis asistencias para sumar 28 de valoración.

Publicidad

También estimable fue la actuación de Christian Eyenga, que está en el mejor momento de la temporada. El alero congoleño sumó 19 puntos, 4 rebotes y robó tres balones, aparte de colocar dos tapones, dando así una lección de intensidad de las dos orillas de juego. También sumaron lo suyo Kratsnov, autor de 9 puntos y 4 rebotes, y Paco Cruz, qué está haciendo de la regularidad un valor esta temporada.

El escolta mexicano completo 12 puntos y volvió a estar muy notable en el capítulo de reboteador, sumando 7 capturas. Eso sí, el título al jugador más productivo del encuentro este fue Mar García, que en menos de 7 minutos fue capaz de sumar 7 puntos y coger 2 rebotes

La dinámica del encuentro estaba clara. El Fuenla administró su ventaja lo mejor que supo, aunque notó mucho el empuje de la afición del Pazo Dos Deportes. Gracias al impulso de los 5.312 aficionados lucenses que se congregaron en el pabellón, los gallegos volvieron a ponerse delante en el marcador (no lo hacían desde los primeros minutos del encuentro), con un parcial de 84-79, en el minuto 33.

La inercia parecía favorable los pues a los gallegos. Un mate de Gerun selló la mayor diferencia favorable para los locales (90-83) a 5 minutos del final, pero fue entonces cuando resurgió el Fuenla, bien dirigido de nuevo por Jota Cuspinera.

El técnico vasco pidió tiempo muerto y el Fuenla resurgió con 6 puntos de Rowland y dos tiros libres de Popovic, que dejaron el marcador 92-94 a falta de 36 segundos. El Breogan disfrutó de una falta para empatar, pero Garun marró los dos tiros y el Fuenla se terminó imponiendo por 4 puntos, que en la práctica suponen tres victorias ventaja sobre el Café Candelas Breogan, al lograr superar los tres puntos con los que los gallegos se impusieron en el partido de ida en el Fernando Martín.

El mejor resumen del encuentro fueron las escenas de felicidad entre los aficionados del Fuenla (en torno a 200) que se desplazaron hasta Lugo. Momentos de fraternidad, celebración y mucha complicidad, que habla del gran caudal de confianza y aprecio que siente la afición fuenlabreña por sus muchachos, que empiezan a respirar algo más tranquilos, tras encaramarse a la décimo cuarta plaza de la ACB, con nueve triunfos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.