La Policía Nacional ha detenido de nuevo la semana pasada a Galphon G.T, más conocido como ‘La Bestia de Parla’, por un nuevo incidentes tras salir de prisión a finales del pasado mes de noviembre.

Según la Jefatura Superior de Policía, el senegalés ha vuelto a ser arrestado por acercarse a un vecino con el que tenía una orden de alejamiento en vigor. El vecino en cuestión es un hombre de 45 años que supuestamente fue agredido por Galphon con una barra de hierro el pasado octubre cuando intentó defender a una chica que quería escapar del delincuente, que le molestaba. Fue arrestado y el juez le impuso una orden de alejamiento.

Pero el miércoles, ‘La Bestia de Parla’ se acercó a este vecino, que llamó inmediatamente a los agentes, que se personaron en el lugar y le detuvieron. Fue trasladado a dependencias de la comisaría de Policía Nacional de Parla. Después de pasar, una vez más, a disposición judicial, el magistrado decretó su libertad.

Carrera delictiva

Galphon es un viejo conocido para la Policía Nacional de Parla, ya que en los últimos casi dos años ha recopilado más de una veintena de detenciones y antecedentes por agresiones, desórdenes públicos y atentado o desobediencia a la autoridad en las calles de la localidad. Sin embargo, al tratarse de delitos menores, quedaba en la calle a la espera de juicio.

Exterior de la Cárcel de Valdemoro (J.Hellín / Europa Press)

Sin embargo, el último episodio violento de ‘La Bestia’ de Parla fue diferente. Precisamente, en su última puesta a disposición judicial a finales de octubre, destrozó el despacho del magistrado, por lo que le envió a la prisión a la espera de juicio, concretamente a la cárcel de Valdemoro.

Allí, su comportamiento continuó siendo incívico y agresivo con los funcionarios, el resto de reos y las instalaciones, por lo que le cambiaron varias veces de módulo, hasta que acabó en el de aislamiento. Recibió una decena de partes disciplinarios y se plantearon incluso cambiarle de penal.

De hecho, en un sólo día le pusieron tres partes. Los mayoría son por amenazas, coacciones e insultos a funcionarios, por destrozar mobiliario, por resistencia activa a órdenes y posesión de artículos prohibidos.

Galphon G.T. ya había estado entre rejas entre 2016 y 2019 en las cárceles de Ocaña y también en la Valdemoro, pero no se había comportado así. Algunos funcionarios cree que, envalentonado por sus miles de seguidores en redes sociales como TikTok, quería «montar el espectáculo, salir en la televisión y que se hable de él». De hecho, ya pidió entrevistarse con algún periodista. Otros empleados consideran que tiene una trastorno psicológico no tratado.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.