Testa se ampara en la legislación y no quiere modificar sus condiciones, mientras que el consejero delegado se niega a recibirles

MÓSTOLES/ 10 JULIO 2017/ Los vecinos de la Calle Cefeo, situada en el barrio del PAU 4 de Móstoles, continuan luchando para que la empresa TESTA Residencial SOCIMI, absorbida recientemente por Merlin Properties, les mantenga las condiciones acordadas cuando accedieron como inquilinos a esas viviendas pertenecientes al Plan de Vivienda 2005-2008 de la Comunidad de Madrid.

La Plataforma Afectados Cefeo han visitado recientemente la sede de Testa, donde consiguieron una reunión con las comerciales que gestionan sus viviendas, pero, según aseguran, las negociaciones están siendo “muy difíciles”, ya que Testa se ampara en la legislación y no quiere modificar sus condiciones, y el consejero delegado de la empresa, Miguel Oñate, se niega a mantener tener una reunión con ellos.

Publicidad

Los pisos se terminaron de construir en junio de 2010 y ese mes accedieron al alquiler con opción a compra. Firmaron los contratos por 7 años con la opción en 2017 a comprarla, y en el momento de la firma, de buena fe, confiaron en que las condiciones que les explicaban verbalmente eran las del contrato y que, siendo la Comunidad de Madrid la que pone los requisitos para acceder a estas viviendas, era todo correcto y legal.

Publicidad

Para su sorpresa, cuando desde 2010 el precio de la vivienda no ha hecho más que caer, se encontraron con que el precio de opción de compra es un valor de aproximadamente 70.000 euros al que hay que multiplicar, según el decreto de la CAM 12/2005, un coeficiente de actualización de 2, es decir, que acaba valorando el piso en 140.000€.

Bloques afectados por la empresa Testa

Pero el problema no acaba ahí. Si por las circunstancias personales no se puede acceder a la compra, Testa ofrece el alquiler, con nuevas condiciones y ya sin protección social, aumentando entre 100 y 150 € el precio del mismo, así como un desembolso adicional de otra mensualidad a la que llaman garantía adicional, por lo que llegarían los pisos a alquilarse, por 650 – 700 €.

Publicidad

La única opción que les da Testa es que dejen el piso y se vayan donde puedan pagar, ya que no están dispuestos a bajar el precio de nada, ni de compra ni de alquiler. Por ello, han pedido en varias ocasiones ayuda al Ayuntamiento de Móstoles, quien aprobó en el pleno del 25 de mayo una moción de urgencia para abrir una mesa de negociación entre la empresa y los afectados, algo que todavía no ha dado sus frutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.