Publicidad

La Policía Nacional está investigando si el hombre que convivía con el cadáver de su padre en la localidad de Móstoles, que se tiró por la ventana a la llegada de la comisión judicial que iba a desahuciarle, atendió correctamente a su progenitor o si le dejó morir.

Dado el «avanzado estado de descomposición del cadáver», que fue encontrado escondido debajo de la cama en una habitación sellada, los forenses están teniendo «gran dificultad» para conocer la causa de su muerte y el tiempo que el cuerpo llevaba oculto, según han señalado fuentes policiales.

Por su parte, según han avanzado en el diario ‘El Mundo’, el hijo, que permanece ingresado en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda recuperándose de las graves lesiones tras precipitarse desde un tercer piso, asegura que padece amnesia y que no se acuerda de nada de lo que ocurrió.

Los hechos se remontan al 20 de enero pasado, cuando una comisión judicial se disponía a ejecutar un desahucio en el número 1 de la calle de Palafox de Móstoles, después de que su propietario llevara años sin pagar el alquiler de la vivienda.

Al llegar a la vivienda la comisión judicial, los agentes observaron como un individuo «se tiró por una de las ventanas de la vivienda», sufriendo heridas «muy graves», aunque llegó a salvar su vida y permanece desde entonces recuperándose en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda.

Sin embargo, la accidentada actuación de la comisión judicial no acabó ahí ya que, al inspeccionar la vivienda, los agentes hallaron en una de las habitaciones «el cadáver momificado de un hombre de unos 80 años», padre del individuo que se había lanzado por la ventana, quien podría llevar muerto «al menos 18 meses».

Los forenses están tratando de descubrir la causa de la muerte del octogenario y de cuánto tiempo exacto llevaba muerto, aunque algunos vecinos de la zona han asegurado a Telemadrid que no veían al hombre desde junio de 2020, a los pocos meses de comenzar la pandemia.

Edificio de la calle Palafox/ Captura de Telemadrid

Divorciado y con una hija

Según las primeras investigaciones, el individuo que saltó por la ventana se separó de su mujer en 2014 y se fue a vivir con su padre a Móstoles con el objetivo de poder vivir de la pensión de su progenitor y no tener que pagar la compensación económica a su exmujer y a su hija.

Publicidad

Según ha adelantó ‘El Mundo’, el piso de la calle de Palafox donde vivía el padre era de alquiler de renta antigua y desde que llegó su hijo los recibos no se abonaron por lo que el propietario le denunció por impago tras varios requerimientos e inició un proceso de desahucio.

Tras morir el padre, el hijo no le comunicó a nadie su muerte para, presuntamente, seguir cobrando la pensión de su progenitor ante la falta de ingresos, según sospechan los investigadores, que han averiguado que cada mes iba al banco a retirar el dinero de la pensión.

Según los investigadores, por el momento, se podría enfrentar a un delito por estafa a la seguridad social, aunque queda por dilucidar de qué murió realmente su padre y si cometió algún delito más en el transcurso de esta historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.