Publicidad

Este sábado 23 de marzo se volverán a colgar las hamacas en el pinar ubicado en el Parque Finca Liana, donde se celebrará un concierto

MÓSTOLES/ 22 MARZO 2019/ El Parque Finca Liana de Móstoles reabrirá este sábado 23 de marzo el considerado como “primer hamacódromo popular del país”, un espacio de “descanso y relax” que cuenta con cuarenta hamacas tejidas por un centenar de vecinos de esta población madrileña para “reivindicar el derecho a la pereza”.

Tras el éxito de la primera temporada, inaugurada en la primavera de 2018, esta iniciativa, que atrajo a adultos, niños y mayores a disfrutar del descanso al aire libre en coloridas hamacas, regresa al municipio este sábado, a partir de las 13.30 horas, con un concierto del grupo Balkan Bomba.

Publicidad

“Estamos muy satisfechos con la vuelta del hamacódromo, que tuvo un gran impacto y éxito de uso por parte de las vecinas y vecinos mostoleños”, ha señalado el portavoz de Más Madrid Ganar Móstoles y Concejal de Cultura, Bienestar Social y Vivienda, Gabriel Ortega, quien ha invitado a acudir a toda la ciudadanía.

Ortaga ha insistido en que es necesario “generar espacios de esparcimiento y ocio, de disfrute de los espacios verdes, sin necesitar estar dentro de un circuito de consumo y con un principio tan sencillo y agradable como disfrutar de una hamaca en primavera”.

Publicidad

El proyecto, que fue impulsado el pasado año por el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M), ha contado con la colaboración del colectivo Tejiendo Móstoles y ha recibido el apoyo del Ayuntamiento de Móstoles, que ha cedido nuevamente el espacio en el parque público para la instalación de esas hamacas.

Publicidad
Uno de los pinares del Parque Finca Liana de Móstoles

Impulsado por el CA2M

La creación de un parque de hamacas fue una de las ideas de la exposición ‘Será una vez… Móstoles 2030’, promovida por el Instituto de Transición Rompe el Círculo, para “pensar en el futuro de la ciudad e imaginar nuevas maneras de vivir en ella“, partiendo de la premisa de que “el cambio climático acabará con el crecimiento económico”.

El director del Centro de Arte Dos de Mayo, Manuel Segade, ha explicado que el hamacódromo es “un ejemplo del trabajo que se realiza dentro del programa educativo del centro”, que generó una línea de trabajo sobre el significado de los saberes artesanos y de los trabajos que la gente hace con sus manos.

A partir de las reuniones de un grupo de mujeres que acudía a la cafetería del museo a tejer, el equipo de educación del CA2M decidió comprar una mesa para el colectivo Tejiendo Móstoles, un nombre que “no solo habla de la actividad que desarrollan, sino también del tejido social”. Este colectivo, compuesto por una veintena de personas, en su mayoría amas de casa, ha colaborado en la construcción del hamacódromo, entre otros proyectos sociales.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.