El grupo municipal de Ciudadanos (Cs) en Móstoles llevará al próximo Pleno municipal un proyecto para la rehabilitación integral de la calle Villamil con la plaza Dos de Mayo, un importante eje comercial de la ciudad que «está terriblemente deteriorado».

El portavoz de Cs Móstoles, José Antonio Luelmo, ha explicado que se trata de una calle «muy céntrica y comercial», pero que «está en un estado muy deteriorado», lo que «está lastrando a los comerciantes de la zona», que está plagada de «carteles de se alquila» en los establecimientos.

«La calle Villamil esta terriblemente deteriorada, llegando al punto de afectar a la seguridad de los vecinos, especialmente la gente mayor«, ha insistido Luelmo, quien ha avanzado que «más de 200 vecinos» han recogido firmas solicitándoselo al Gobierno municipal, formado por PSOE y Podemos, la rehabilitación de la zona.

Además de estos problemas, desde Ciudadanos han resaltado que otra de las preocupaciones de los vecinos es la seguridad vial, ya que «según cuentan los vecinos, los coches pasan a demasiada velocidad, por lo que han pedido que se instale algún elemento para reducir la velocidad en la calle».

Por último, Luelmo ha recordado que en recientes presupuestos se ha contemplado la rehabilitación de calles importantes como Veracruz o Estocolmo, por lo que «rehabilitar la calle Villamil y la plaza Dos de Mayo es necesario y justificado» y lo exigirán en el próximo Pleno.

Los tres ediles de Ciudadanos Móstoles/ Cs Móstoles

Baja de Raquel Guerrero

El próximo Pleno ordinario servirá también para que la Corporación tome conocimiento de la renuncia de la edil de Ciudadanos Raquel Guerrero a su acta de concejal, como ya anunció ella misma hace unas semanas alegando «motivos personales y profesionales».

«Es una decisión meditada durante meses», ha insistido Guerrero, quien deja el grupo municipal de Ciudadanos a siete meses de que finalice legislatura y cuyo puesto será ocupado por el siguiente en la lista, Pedro Polo, según han confirmado a Noticias para Municipios fuentes de la formación.

El grupo municipal de Ciudadanos arrancó la legislatura en mayo de 2019 con 5 concejales, aunque en febrero de 2020 sufrió la escisión de dos ediles, César Ballesteros y Sara Isabel Pino, quienes dejaron el partido por «razones políticas» y pasaron al grupo de no adscritos, dejando a Cs con únicamente tres concejales.

El caso de Raquel Guerrero es distinto, ya que renuncia a su acta de concejal por «motivos personales y profesionales» y su puesto será cubierto por otro edil de Ciudadanos, sin que suponga una baja más en el número de ediles en el grupo municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.