Publicidad

La subida de los precios de los materiales de construcción de los últimos meses hace «inviable financieramente» la construcción de las viviendas en régimen de alquiler que tenía previsto el Plan Municipal de Viviendas en Alquiler previsto por el Gobierno municipal (PSOE y Cs), tras el acuerdo firmado en febrero del año pasado.

Este plan contemplaba la construcción de 668 pisos públicos, de los que 318 serían en alquiler. Pero, hoy, las cosas han cambiado, según ha admitido el alcalde, Santiago Llorente. El regidor ha explicado que aunque el Ayuntamiento tiene «la obligación de hacer vivienda en alquiler a precio barato, la subida de precios en la construcción en estos meses ha hecho inviable la construcción de vivienda en alquiler».

Publicidad

De hecho, ha sido la propia Administración local la que ha solicitado al juzgado la paralización del proyecto de cesión de suelo a la Empresa Municipal del Suelo (EMSULE) de varias parcelas en el barrio de Poza del Agua, para construir esta tipología de vivienda.

Según Llorente, el Ayuntamiento valora «la posibilidad de no hacer nada en estas parcelas o emprender otros proyectos que no tengan nada que ver con el alquiler». «Tomaremos una decisión. Hemos pedido al juzgado una suspensión temporal y, en poco tiempo, tendremos una propuesta», ha afirmado.

«Repensar» la estrategia

El alza de los precios ha obligado al Ejecutivo local a replantearse su plan municipal de vivienda. «Hoy no es posible de hacer la vivienda en alquiler, por lo que estamos repensando la estrategia de vivienda», ha señalado.

Llorente, en el centro, junto a la edil de Hacienda, Elena Ayllón, y el vicealcalde, Enrique Morago, este jueves (Foto: D.G.C.)

La primera opción pasa por construir vivienda para venta en propiedad. Y, tras echar cuentas, determinar «cuántas viviendas en alquiler se pueden hacer y dónde».

Esta situación podría poner en riesgo los futuros apoyos de Leganemos a las propuestas del Ejecutivo local, que necesita sus votos al gobernar en minoría. La formación paralizó en el consejo de administración de EMSULE de febrero la construcción de 134 viviendas porque el proyecto presentado no reflejaba la cuota de pisos en alquiler.

Tras una modificación y la inclusión de estos pisos para arrendar a población joven o con escasos recursos, finalmente la formación que dirige Fran Muñoz dio su visto bueno al proyecto y lo desbloqueó.

668 viviendas

El proyecto aprobado hace algo más de un año alcanzaba los 79 millones de euros, prevé la construcción de 350 en régimen de venta y otras 318 en alquiler, en ocho parcelas distribuidas por tres zonas del municipio.

Contemplaba viviendas de 2 y 3 dormitorios, en bloques de un máximo de 5 plantas, con patios centrales de zonas comunes y sus correspondientes anexos de trasteros y plazas de garaje en plantas bajo rasante.

El plan municipal tenía previsto levantar 134 pisos en el Sector Plan Parcial 6, barrio de Solagua, y otras 210 en el sector Plan Parcial 5, barrio de Poza del Agua. Las 324 restantes se ubicarían en el Plan Parcial 4, el nuevo barrio ‘Puerta de Fuenlabrada’, ubicado frente al Hospital Severo Ochoa.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.