El complejo acuático y deportivo que se ha levantado sobre el antiguo polideportivo de San Isidro es ya una realidad y está previsto que habrá sus puertas en febrero. Las piscinas cubiertas, junto a las salas de usos múltiples y los despachos están totalmente terminados, y se trabaja ya en la segunda fase del proyecto.

El complejo cuenta con dos piscinas climatizadas y tres zonas de baño, instalaciones que han contado con presupuesto de 7 millones de euros en su primera fase -pagadas al 50 por ciento entre Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, que aporta también todo el material y las máquinas deportivas-.

La alcaldesa, en la visita al nuevo complejo acuático de la localidad.
Las piscinas tendrán un uso terapéutico.

El centro se ha diseñado de tal manera que pueda ser ampliado. En una segunda fase se levantará un campo de fútbol, más gradas y nuevas salas, junto a pistas de patinaje, de baloncesto y un área de juegos infantiles. El montante económico alcanzará los 7,4 millones de euros, y se garantizará la conexión con el barrio a través del parque de San Isidro, con juegos infantiles, aparatos biosaludables y pistas de patinaje.

La alcaldesa, la socialista Sara Hernández, ha recorrido las nuevas instalaciones, que se plantearon, según ha recordado, en 2018 para hacer crecer el catálogo de infraestructuras deportivas de la localidad. En este sentido, Hernández ha destacado los vasos de baño, con «piscinas terapéuticas» que darán especial atención a la discapacidad y a los bañistas jubilados.

«Aquí seguimos dando dignidad», ha señalado tras remarcar que las instalaciones acuáticas se dirigirán sobre todo a entidades que trabajan con la discapacidad y a gente a la que el médico le ha recomendado nadar.

También está previsto que a este complejo -que será cien por ciento de gestión municipal y donde trabajarán 45 personas– se trasladen las dependencias de la concejalía de Deportes del Ayuntamiento. En estos momentos se están ultimando las instalaciones -en cuestión de señalización, electricidad y «pruebas de temperatura del agua»- para que el complejo pueda abrir sus puertas previsiblemente a lo largo del próximo mes de febrero.

La fachada del nuevo complejo deportivo.

La instalación tiene tres salas polivalentes, donde se trasladará la Oferta Física de Adultos del barrio, así como los vestuarios. Se trata de un equipamiento realizado con cargo al Programa de Inversión Regional (PIR), sobre unos 4.000 metros cuadrados.

El proyecto se ha diseñado también pensando en «necesidades futuras«, por lo que la estructura del edificio admitirá futuras ampliaciones para añadir las instalaciones según las necesidades de los usuarios.

También se ha abierto al público el aparcamiento que dará servicio al centro. Serán 145 nuevas plazas que, además, servirán para dar solución a uno de los déficit del barrio.

Una de las salas de usos múltiples para actividades.

La Junta de Gobierno local autorizó el pasado año un gasto de 997.837 euros (IVA incluido) a favor de Construcciones Ruesma SA, lo que supuso un aumento de «un 19,98% del precio del contrato». 

Este incremento se realizó con cargo a la aplicación presupuestaria denominada ‘Inversión nueva edificios y otras construcciones. Otros gastos instalaciones deportivas’.

El nuevo centro deportivo de Getafe.
Interior del nuevo complejo.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Participa en la conversación

2 Comentarios

  1. Con todos mis respetos, este polideportivo debería de llevar el nombre del antiguo alcalde, José Mingo Guerrero, en honor a su construcción, es un punto de vista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.