Publicidad

Los pupilos de Bordalás desplegaron su mejor fútbol en una de las grandes plazas de nuestra liga para ponerse con dos goles de ventaja, llevando las teorías de su técnico a otro nivel

GETAFE/ 5 MARZO 2019/ Desde que el Getafe regresara a la Primera División del fútbol español su comportamiento partido tras partido le ha mantenido siempre en posiciones cómodas de la tabla. Sin embargo, las conquistas del Getafe con uno de los presupuestos más humildes de la competición han sido a veces obviadas y en su lugar han surgido muchos comentarios críticos con la forma de jugar de los azulones. Bien puede servir este partido como ejemplo de que el fútbol de los azulones es tan efectivo como agradable a la vista.

Publicidad

El ejercicio futbolístico realizado el pasado domingo desde la acción del 0-1 hasta el descanso fue la reproducción perfecta del sistema táctico de Bordalás, en el que cada uno de los jugadores cumplió con su listado de tareas en el césped. El primer gol llenó de confianza a los azulones, que mordieron en campo contrario para anular al Betis en su intento de trasladar la pelota a área rival en sus conceptos de juego elaborado.

Publicidad

Olivera y Portillo se destaparon

Los métodos futbolísticos del Getafe, si por una parte aportan solidez y regularidad en el juego durante los 90 minutos, en ocasiones pecan de rigidez y previsibilidad. En esta ocasión las bondades fueron tales y los defectos se sustituyeron por desparpajo y valentía. Olivera y Portillo fueron probablemente los jugadores que complementaron las habituales virtudes del equipo para pasar del notable al sobresaliente.

El lateral izquierdo uruguayo mostró por primera vez algunas de las maneras que le hicieron destacar en la primera mitad de temporada con el Albacete. Nunca temió sobrepasar la línea de medio campo con velocidad y proponer balones al área -donde siempre tuvo candidatos al remate-, o combinar con alguno de los delanteros y el antes mencionado para generar superioridades en zona ofensiva. El caso de Portillo dentro de este equipo es el de un pelotero intruso dentro de un bloque de futbolistas físicos, en el que su objetivo es añadir la nota de color con su calidad sin dejar de aportar sacrificio y kilómetros. En esta ocasión mostró descaro en la pisada, el amago y el pase como pocas veces se ha permitido, agujereando las líneas defensivas del rival allí donde apareció.

No hubo tregua en la presión

Sumando los automatismos de sobra conocidos, se logró que el juego siempre se disputara cerca del área de los béticos, que aun arrinconados no despejaban nunca en largo. La obcecación verdiblanca fue aprovechada por el Getafe, que se abalanzaba con hambre para cerrar salidas, robar y con la misma iniciar jugada a pocos metros de portería contraria, teniendo siempre jugadores listos para asistir y rematar.

Publicidad

En campo propio repitió costumbres y cuando tocaba reagruparse atrás cerraba el juego por dentro para aislar a Lo Celso y Canales, que siempre tuvieron que intentar pases complicados o tomar decisiones unilaterales para superar el marcaje uno por uno azulón. Por fuera, sus carrileros simplemente no tenían las herramientas para superar a sus contrarios.

Por todo esto se alcanzó el medio tiempo con un 0-2 que pudo ser más de no ser por un trío de centrales bético que se empleó al máximo y salvó todo lo salvable. En la segunda parte Setién hizo correcciones y dio lugar a otro escenario de partido donde el talento local ya si hizo acto de presencia, por lo que al Getafe le tocó apretar los dientes.

El comentario de Bordalás sobre lo que hicieron sus muchachos en los primeros 45 minutos resume la impresión que el equipo generó en propios y extraños, mostrada nada menos que ante una de las gradas más intimidantes del fútbol español: “Hemos hecho un primer tiempo que me ha sorprendido hasta a mi, es una victoria fantástica”.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.