Las obras que habría que realizar consistirían en el desmontaje de las tres gradas, el saneado y limpieza de las gradas y de las zancas, eliminando las partes rotas y disgregadas, entre otros trabajos

GETAFE/ 11 MAYO 2017/ Un informe de los técnicos del Ayuntamiento de Getafe ha señalado que la plaza de toros, cerrada hace un año por deficiencias estructurales, presenta vicios ocultos en la construcción que la hacen inservible y necesita arreglos por valor de 250.000 euros.

Un análisis de la funcionalidad del edificio y depuración de responsabilidades ha establecido que se ha producido “la ruina de la obra, lo que la hace inútil para la finalidad que es propia, ya que afecta a elementos esenciales de la construcción”.

Asimismo, los vicios ocultos de la construcción que han aparecido, se deben “al incumplimiento del contrato por parte del contratista y, aunque no suponen la ruina total del edificio, producen una merma en la funcionalidad del mismo”.

Reclamaciones

La ruina se ha manifestado durante el plazo de 15 años a contar desde la recepción de la plaza de toros, por lo que se estima que procede iniciar la reclamación a la promotora y a la constructora por vicios ocultos.

Además, las obras que habría que realizar consistirían en el desmontaje de las tres gradas, el saneado y limpieza de las gradas y de las zancas, eliminando las partes rotas y disgregadas, así como la colocación de puentes de unión a base de perfiles estructurales de acero, entre otros trabajos.

En el informe se estima como valoración previa de las obras a realizar un presupuesto de contrata de 250.000 euros, que incluye seguridad y salud, control de calidad y gestión de residuos, dejando claro que los plazos de puesta en funcionamiento de la instalación “serán cuando se dirima el contencioso administrativo trasladado a los servicios judiciales del Ayuntamiento.

La plaza de toros se inauguró en 2004 con una capacidad para 5.000 espectadores y una inversión de unos 3 millones de euros, aunque dejó en 2013 de celebrar corridas de toros y en julio de 2015 la alcaldesa Sara Hernández anunció que no albergaría más conciertos por las protestas de los vecinos de los alrededores que se quejaban del ruido.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. El Ayuntamiento debería demoler este lugar. Es un foco de ruidos y una barrera arquitectónica para El Barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.