Publicidad

El conjunto de Bordalás realizó una exhibición de fútbol como pocas se recuerdan en El Coliseum, lo que ha servido para reivindicar un estilo de juego en ocasiones denostado

GETAFE / 10 FEBRERO 2020 / La presencia de Getafe en primera división lleva siendo desde su segundo ascenso, una revelación en cuanto a optimización de recursos económicos y excelentes resultados. Hasta el momento, una séptima posición como recién ascendido y una quinta posición rozando la Champions en el segundo año parecieron ensombrecidos por las permanentes críticas a una concepción del juego que se calificó en ocasiones de excesivamente agresiva y conservadora.

Afortunadamente, dejando aparte los puntos conseguidos para mantenerse en una increíble tercera posición, lo que sucedió en El Coliseum el pasado sábado por la tarde en el enfrentamiento del Getafe contra el Valencia, sirvió para verse reconocido el tamaño de la obra que los azulones están realizando.

Publicidad

El ‘plan Bordalás’ roza la excelencia

El Getafe venía realizando buenos partidos en las últimas semanas, que sirvieron para encadenar tres victorias consecutivas. Bordalás volvió a proponer el 4-4-2 con la opción de dobles laterales por las bandas, plan que en las últimas semanas estaba resultando, pero que en el último partido hizo relucir en su labor a todos los jugadores sobre el césped.

El Getafe trazó la idea habitual jugando ante su afición. Trató de atosigar al Valencia en su campo, posicionándose lejos de su portería en busca de robos que permitan acciones inmediatas de peligro. Ante la respuesta de los de Celades, buscando jugar en largo para sacarse la presión, el primero de los méritos provino de la pareja Djené-Etxeita. Ambos centrales supieron medirse con la pareja de delanteros Rodrigo-Maxi Gómez, imponiéndose en físico y siendo valientes a la hora de acompañar en la presión, pese a el gran espacio que cedían a sus espaldas, que obligaba a no cometer ni una pérdida.

Otra de las claves del encuentro estuvo en el juego en los costados. El Getafe explotó los límites del terreno jugando mucho por banda, donde Olivera y Damián se proyectaban sin complejos, apareciendo indetectables para generar superioridades y cocinar centros combinando con sus interiores.

Por su parte, el juego por el carril central mantuvo una simbiosis en la que cada movimiento iba en beneficio del compañero. En primer lugar, la delantera Mata-Molina se combinaba basculando a bandas para hacer fluir el juego con balón, para que el otro aguardase al remate, donde los dos se turnaron tanto en ocasiones como en goles. En sus movimientos fuera de su ámbito de actuación, Arambarri y Maksimovic encontraban una campo de posibilidades asomándose a área, donde se convirtieron en una amenaza más.

Por supuesto, los cuatro desempeñaron un esfuerzo colosal atenazando la zona de creación ‘che’, en la que provocaron la imagen de un Parejo incapaz de generar una salida ordenada para completar jugadas de ataque. En consecuencia, solo hubo un futbolista del Getafe desaparecido en combate: David Soria no tuvo que realizar una sola parada en los noventa minutos.

Números asombrosos

Las estadísticas del partido sirvieron para ilustrar la superioridad del Getafe sobre el Valencia: Tres goles a cero, veintidós disparos -diez a portería- contra cinco y menos de un 20% del tiempo del partido disputado en campo propio. Incluso en una estadística que el Getafe no trabaja por su carácter, como el del porcentaje de posesión, consiguió ser superior -53% contra 47%-.

Con esta impecable actuación, el Getafe suma su cuarta victoria consecutiva, en cuyos choques ha sido capaz de realizar nueve goles y quedar imbatido, lo que hace de los getafenses el mejor equipo de esta segunda vuelta. Estos datos, al fin parecen convencer no solo a los más cercanos al club azulón la realidad del equipo, sino también admitirse de manera generalizada el alcance de la proeza que el Getafe está realizando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.