La rápida intervención del Servicio de Extinción de Incendios y la colaboración ciudadana ha evitado un nuevo incendio provocado en el pinar de Arroyomolinos, donde hace apenas dos semanas hubo otro fuego provocado que llegó a afectar a la Senda Mágica.

«Solicitamos responsabilidad por parte de todos los vecinos. Recuerda que provocar incendios acarrea fuertes multas económicas y/o penas de prisión«, han señalado desde el Consistorio a través de sus redes sociales, donde piden colaboración ciudadana para tratar de localizar al infractor.

Publicidad

De hecho, la Guardia Civil y la Policía Local de Arroyomolinos todavía está tratando de identificar al pirómano que presuntamente provocó el incendio originado el 17 de mayo pasado en la Senda Mágica, que «todo hace indicar que ha sido provocado», al contar con «varios focos activos a lo largo de la Senda».

Aunque la rápida intervención de las dotaciones de Bomberos, Guardia Forestal y Protección Civil impidieron que el fuego se extendiera, el incendio ha calcinado cerca de una hectárea de terreno situado en los alrededores de esta Senda Mágica y en las cercanías del Centro Medioambiental.

Fuentes municipales han señalado a Noticias para Municipios que la existencia de «muchos pequeños focos activos» confirman que el incendio fue provocado, además de que distintos testigos aseguran haber visto a «una persona sospechosa merodeando por la zona» en la mañana en que se originó el fuego.

Labores de desbroce para evitar incendios/ Ayto. Arroyomolinos

Desbroce de parcelas

Para evitar nuevos incendios de este tipo, el Ayuntamiento de Arroyomolinos ha iniciado nuevas labores de limpieza y desbroce con el objetivo de establecer cortafuegos en las zonas colindantes a las viviendas, para evitar que un posible fuego no pueda en ningún caso alcanzar las casas.

Estos trabajos se suman a las labores de riego que se están realizando en varias zonas de la localidad para evitar el riesgo de incendios ante la elevada presencia de la pelusa blanca (vilano) que se desprende de algunos árboles en esta época del año.

El vilano es un tipo de semilla voladora, procedente de árboles como los chopos o los álamos, que se va depositando en las superficies y que «resulta altamente inflamable, lo que eleva el riesgo de incendios si se acumula en una misma zona», señalan desde el Consistorio en una nota.

Ante la alta acumulación de esta pelusa blanca en varias de las zonas verdes de la localidad, el Ayuntamiento ha decidido proceder a su riego con el fin de, además de garantizar la higiene en las calles y parques del municipio, evitar el riesgo de incendios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.