El proyecto de ‘nariz electrónica’ surgió de un grupo de investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC)

ALCORCÓN/ 28 ABRIL 2020/ El Hospital Universitario Fundación de Alcorcón se encargará del desarrollo operativo del prototipo de ‘nariz electrónica’ ideado por un grupo de investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), cuyo proyecto fue uno de los finalistas del hackathon virtual ‘Vence al virus’.

La Consejería de Ciencia, Universidades e Innovación de la Comunidad de Madrid ha seleccionado al hospital de Alcorcón para el desarrollo de este proyecto, que se ocupará del estudio, evaluación y detección de posibles sustancias volátiles exhaladas por los pacientes con COVID-19.

Publicidad

En concreto, será la Unidad de Otorrinolaringología del centro hospitalario, que ya dispone de una ‘nariz electrónica’ patentada, quien se encargue de dirigir el proyecto, que estará a cargo del facultativo Adolfo Toledano Muñoz, según ha señalado el Gobierno regional en una nota.

La Unidad de Otorrinolaringología cuenta con amplia experiencia en este ámbito y dispone de una ‘nariz electrónica’ desarrollada en el propio hospital para el diagnóstico del carcinoma nasofaríngeo, con la financiación de varios proyectos de investigación de la Fundación MERCK Salud y la Fundación Mutua Madrileña.

El proyecto, titulado ‘Diseño de una nariz electrónica para la detección de pacientes con SARS-Cov2’, se llevará a cabo durante seis meses y constará de una fase clínica, que se desarrollará en el hospital, y una parte de análisis químico y de diseño tecnológico que realizará la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Publicidad
El hospital Fundación Alcorcón.

Con la URJC

El Departamento de Ingeniería Química Ambiental de la URJC, encabezado por el profesor Rafael García Muñoz, será el encargado de analizar lo que los químicos denominan “compuestos orgánico-volátiles”, unas sustancias que encontraríamos en el aire exhalado, en la saliva o las mucosas de los enfermos con COVID-19.

Una vez que encontraran esas sustancias habría que diseñar un prototipo de ‘nariz electrónica’, algo similar a un alcoholímetro, que fuera capaz de reconocerlos, algo para lo cual entraría en acción el equipo de Bioingeniería e Imagen Biomédica, encabezado por Susana Borromeo López.

La empresa tecnológica Bruker Española S.A., representada por Pedro Cano, también aportaría al proyecto la tecnología más avanzada en cromatografía y espectrofotometría de masas para detección molecular.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.