La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura detectó el pasado martes un caso de gripe aviar en un ánade real silvestre en el municipio de Alcorcón, según se informa este lunes en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).

El pasado 4 de enero se declaró el primer foco de la temporada 2021-2022, localizado en el municipio de Soses (Lérida) en cuatro cisnes (Cygnus olor) y una cigüeña (Ciconia ciconia), siendo el subtipo implicado el H5N1. Posteriormente se han declarado otros focos en aves silvestres.

Publicidad

Además, el 18 de enero de 2022 se notificó el primer foco de gripe aviar H5N1 de la temporada 2021-2022 en aves domésticas, en una explotación de engorde de pavos localizada en el municipio de Fuenterrebollo (Segovia). Posteriormente se han declarado también otros focos en aves domésticas.

El 17 de febrero de 2022, se confirmó el primer foco de influenza aviar altamente patógena subtipo H5 en la Comunidad de Madrid. Concretamente, se trataba de un pato (Ánade friso), hallado muerto en el embalse de Pedrezuela en Guadalix de la Sierra. Posteriormente se han declarado otros focos en aves silvestres en Tres Cantos y Móstoles el 2 y el 23 de marzo, respectivamente. Y a principios de abril en Gargantilla del Lozoya-Pinilla de Buitrago.

Semanas después, el 22 de marzo pasado, la Consejería confirmaba la existencia de otro foco de gripe aviar en la región que afectaba a 90 ocas, 5 gansos del Nilo y un ánade real muertos del Parque Natural de El Soto, en Móstoles, que está cerrado desde el 17 de marzo por precaución.

Pese a su «escasa capacidad de contagio», y a la expectativa de los resultados del MAPA, la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación ha tenido que reforzar las comunicaciones a los municipios colindantes, así como la bioseguridad y la vigilancia en las explotaciones avícolas cercanas al foco.

Ocas en el Parque Natural de El Soto/ Ayto. Móstoles

La influenza aviar

La gripe aviar es una enfermedad producida por varios subtipos de virus de la influenza, los cuales pueden clasificarse, según la gravedad de la enfermedad que provocan en las aves de corral, en influenza aviar de baja patogenicidad, que suele causar una enfermedad leve, y en influenza aviar de alta patogenicidad.

La influenza aviar altamente patógena provoca enfermedad de carácter sistémico y es extremadamente contagiosa, con una elevada mortalidad en 24 horas en explotaciones avícolas comerciales.

Esta enfermedad está incluida en la lista única de enfermedades de notificación obligatoria de la Organización Mundial de Sanidad Animal y en la lista de enfermedades de declaración obligatoria de la Unión Europea, y dispone de unas medidas específicas de lucha reguladas en el Real Decreto 445/2007, de 3 de abril, por el que se establecen las medidas de lucha contra la influenza aviar.

Hasta el momento no hay constancia de que el subtipo H5N1 que durante los últimos meses está afectando a Europa tenga capacidad zoonósica significativa, es decir, su capacidad de transmitirse a las personas resulta muy reducida. En cualquier caso, este virus no puede ser transmitido al hombre a través de carne de ave cocinada, huevos o productos procesados derivados de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.