Los centros de Urgencias de atención continuada 24 horas que sustituyen a los antiguos SUAP han atendido, en los seis primeros días de funcionamiento, a «10.700 pacientes, una cifra habitual en fechas previas a la pandemia», según ha informado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en un acto público en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

En este sentido, la Jefa del Ejecutivo autonómico ha reconocido la «labor de los profesionales sanitarios en los centros 24 horas» y aunque ha remarcado que «es evidente que hay una inmensa mayoría de los profesionales sanitarios que quieren seguir trabajando con total normalidad», ha advertido de hay «una parte política que intenta boicotearlo todo».

En este punto, se ha referido al 60 por ciento de bajas sobrevenidas que hubo el primer día entre los médicos que debían incorporarse a los centros, por lo que ha apelado «a la sensatez ante las bajas» y ha censurado «a la parte política que intenta boicotearlo todo».

«Creo que lo que nadie entiende es que haya habido un 60% de bajas sobrevenidas y, sobre todo, lo que toca ahora es apelar a la sensatez y recordar que esto a quién afecta especialmente es al protagonista del sistema sanitario, que es el paciente y los ciudadanos», ha declarado. Tras ello, hay dicho que «hay grandes profesionales y que prácticamente todos están comprometidos con la salud de los ciudadanos».

En cuanto a la amenaza de huelga médica, Ayuso ha precisado que su Gobierno está «con la mano tendida en todo momento, en todas las negociaciones, para que esto siga adelante con total normalidad».

Un cartel en el que se lee: ‘Se vende servicio de urgencias’ (Foto: Ep)

«No se entendería -ha argumentado- que amenazan con una huelga si los centros están cerrados y justo vayan a ella cuando los centros se abren. Es evidente que hay una inmensa mayoría de los profesionales sanitarios que quién seguir trabajando con total normalidad y que hay una parte política que intenta boicotearlo todo».

Ossorio elude hablar de «boicot»

Mientras, el vicepresidente regional se pronunciaba sobre la situación de las Urgencias en Atención Primaria en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la Comunidad. Allí, y a preguntas de los medios, ha eludido hasta el dos ocasiones hablar de un posible «boicot» a la reorganización de Urgencias.

Según ha explicado, los datos son los que son. Por ello, ha instado a que cada uno le ponga el «adjetivo» que quiera al hecho de que ha habido un 60% de bajas laborales -«muchas de ellas comunicadas con muy poco tiempo»-, cuando la habitual en estos casos es que el porcentaje apenas llegue al 10 por ciento.

Mientras, Ayuso ha insistido en que la reapertura «era un compromiso, un compromiso de la Comunidad de Madrid y también una reivindicación de profesionales, de sindicatos y especialmente de los ciudadanos».

«Todo el personal sanitario de la Comunidad de Madrid tiene el absoluto respaldo de la administración y de la opinión pública», ha zanjado la presidenta regional.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.