Publicidad

El sindicato UGT Madrid ha llevado al Comité de Seguridad y Salud del Hospital Universitario de Móstoles la problemática que arrastra el centro sanitario a causa de una colonia de gatos callejeros del entorno, que se cuelan a menudo por los falsos techos y lucernarios, quedando a veces atrapados.

Según ha adelantado la Cadena Ser y han confirmado a Noticias para Muncipios fuentes del Hospital, el último incidente ocurrió el jueves pasado, cuando un gato cayó literalmente del techo en la zona de farmacia del centro sanitario, lo que ha llevado al sindicato a llevar el caso nuevamente ante el Comité de Seguridad y Salud del Hospital.

Publicidad

Desde el Hospital reconocen que es un problema que llevan arrastrando «desde hace dos años» y que desde entonces se están tomando «todas las medidas posibles» para evitar que los felinos entren en las dependencias del centro, aunque la legislación no permite acabar con las colonias felinas, sino únicamente controlar.

Trabajadores del Hospital, de seguridad e incluso celadores, realizan una «vigilancia diaria y constante» para la detección y retirada de la comida y agua para los gatos que vecinos de la zona dejan en diferentes zonas del entorno del Hospital.

«Hemos quitado la vegetación que había justo delante de la entrada del Hospital, donde se solían esconder y donde la gente les ponía comida y bebida. Hemos incluso hablado con estas personas para intentar disuadirlas y que no alimenten a la colonia, porque está afectando al Hospital», insisten fuentes del centro.

Estas fuentes añaden que también que se han cerrado posibles entradas y accesos al centro, pero cada vez que se realizan obras en el centro, y estas «son continuas en los últimos años», los gatos «acaban encontrando de nuevo resquicios por los que poder entrar al centro, quedando en muchas ocasiones atrapados».

Hospital Universitario de Móstoles

Protección de las colonias

«Cada vez que esto ocurre llamamos, bien a la Policía Local, que siempre colaboran con nosotros, o a una protectora de animales, que se encargan de atrapar a los gatos, aunque acaban devolviéndolo a su hábitat natural, en este caso la colonia», añaden desde el centro sanitario, donde reiteran que «poco más pueden hacer».

Publicidad

El principal problema es que el régimen de protección de animales dificulta el control de los gatos y de las colonias en los alrededores del Hospital, ya que las protectoras de animales, si son hembras, las esterilizan, pero hasta aquí llega su actuación, ya que, evidentemente, no pueden acabar con los animales.

Aún así, seguirán trabajando para evitar que los gatos puedan acceder al Hospital, ya que hay zonas del centro, como los quirófanos, que tienen que estar limpias y desinfectadas, por motivos sanitarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.