El Ayuntamiento de Alcorcón ha aprobado en el Pleno municipal la modificación de la ordenanza municipal que regula el estacionamiento de vehículos para personas con movilidad reducida para incluir a los menores, que hasta ahora no podían acceder a una tarjeta al no ser considerados como conductores.

La modificación de esta ordenanza, aprobada en 2017, llega después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) haya declarado nulo el artículo relativo a que los niños y niñas con discapacidad no podían ser beneficiarios de una tarjeta de estacionamiento al no ser «conductores» del vehículo.

«Afortunadamente la Justicia ha venido a enmendar esa situación, declarando nulo este artículo«, ha explicado la concejala de Hacienda, Patrimonio y Contratación, Candelaria Testa, quien insiste en que «como es de justicia», se dará la reserva de espacio «en condiciones de igualdad, sin discriminar por cuestiones de edad».

Además, la concejal ha avanzado que han aprovechado esta modificación para incluir otras mejoras, como que se reserva más espacio para estacionamientos para personas con movilidad reducida y se amplían los derechos de los titulares de tarjetas de estacionamiento.

Si bien la ordenanza anterior establecía la obligatoriedad de existencia de una plaza reservada por cada 50 plazas, ahora se reserva «una plaza por cada 40, sin contar con aquellas que ya deben destinarse a organismos públicos».

Además, antes sólo podían pedir reservas cerca junto al domicilio o centro de trabajo y ahora se podrán pedir en estacionamientos en vías públicas y en centros de actividad en los núcleos urbanos.

Plazas reservadas a personas con movilidad reducida

Otras mejoras

Otra de las novedades se basa en que ahora se da opción a solicitar nuevamente la tarjeta de movilidad reducida, en caso de que dicha tarjeta haya sido revocada por uso indebido.

En la anterior redacción de la ordenanza se castigaba el uso indebido o fraudulento de la tarjeta con su cancelación, pero nada se dice de la posibilidad de volver a solicitarla pasado un tiempo, cuestión que sí se regula ahora (había que esperar de 6 meses a 2 años según la gravedad de la infracción).

Por último, en esta ordenanza modificada se eliminan las plazas «nominativas» que generaban un gran conflicto jurídico e impedían que la Policía municipal pudiese actuar.

«Lo que ocurría es que personas con tarjeta de estacionamiento aparcaban en plazas nominativas, también de personas con movilidad reducida. Cuando el beneficiario de la nominativa llamaba a la Policía, ésta no podía hacer nada porque la normativa legal superior no contempla este tipo de plazas«, ha añadido Testa.

Por lo tanto, con esta modificación se establece que todas las plazas, a partir de ahora, serán genéricas y se reservará más espacio en calle (1 de 40 en lugar de 1 de 50), aunque aquellas ya concedidas, se mantienen hasta extinción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.