Publicidad

La Fiscalía de Madrid no formulará acusación contra los seis agentes de la Policía Nacional que accedieron a la fuerza el 21 de marzo de 2021 con un ariete en un piso de la calle Lagasca de la capital para frenar una fiesta en plena pandemia, al tratarse de una imprudencia al creer por error que se trataba de un piso turístico, han informado fuentes fiscales.

El fiscal sí considera que incurrieron en un delito de allanamiento de morada en su modalidad de imprudencia, pero entiende que no hay responsabilidad penal al no estar «expresamente» tipificada la modalidad «imprudente» en este precepto penal.

Por su parte, la acusación particular que representa al inquilino sí solicita cuatro años de cárcel y seis años de inhabilitación absoluta por la presunta comisión de un delito de allanamiento de morada y daños.

La Audiencia Provincial de Madrid ordenó el pasado mes de marzo juzgar a los seis policías, entre ellos al subinspector al mando del operativo. Lo hizo al estimar el recurso interpuesto por el morador de la vivienda, a través de su abogado Juan Gonzalo Ospina, contra el auto por el que el juez acordaba levantar a cinco de ellos la imputación a instancias del fiscal.

Ahora el fiscal informa al juez que no acusará, ya que entiende que en el caso del agente que dio la orden de entrada en el inmueble «no procede imponer pena alguna», al incurrir en un error de tipo, puesto que en el Código Penal no se encuentra «expresamente» tipificada la modalidad «imprudente» del delito de allanamiento de morada.

Respecto a los otros cinco agentes, el fiscal sostiene en su escrito de acusación que concurre la circunstancia eximente completa de obrar en cumplimiento de un deber.

Un agente de la Policía Nacional.

El aviso obedeció a que en un piso situado en la segunda planta se estaba celebrando una fiesta que incumplía las restricciones establecidas durante el estado de alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el Covid, «medidas entre las que se encontraba la prohibición de reuniones de personas no convivientes en lugares privados».

Parecía un piso turístico

El escrito de la Fiscalía precisa que la citada vivienda «tenía apariencia exterior de ser una vivienda turística por las características del sistema de apertura con llave magnética».

Por ello, el responsable del operativo requirió a las personas que se encontraban en el interior del inmueble «a fin de que salieran a identificarse al haber incurrido en una infracción de las restricciones establecidas como consecuencia de la declaración del Estado de Alarma».

Según refleja el escrito de acusación, las personas que participaban en la fiesta se negaron «en todo momento» tanto a abrir la puerta como a identificarse «durante aproximadamente 45 minutos».

El responsable del operativo, «actuando en el pleno convencimiento de que estas personas se encontraban cometiendo un delito flagrante de desobediencia a la autoridad, y que este hecho le facultaba para acceder al interior del inmueble», procedió a dar la orden de entrada en el inmueble.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.