Los madrileños tienen que esperar una media de cuatro meses para poder acceder a los servicios de psicología de la sanidad pública, según ha denunciado este martes la Sociedad Madrileña de Psicología Clínica (SMPC), que ha advertido del tiempo de espera para ser tratado por un especialista en Psicología Clínica en el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) desde que es derivado por su médico de Atención Primaria.

Además, el tiempo entre consultas se produce entre uno y tres meses, y cada uno de los profesionales de esta especialidad atiende a una medida de 320 pacientes, número que en ocasiones alcanza los 600.

La entidad ha alertado sobre los problemas en esta psicología, y los ha tildado de «preocupantes», ya que que el intervalo entre sesiones es de media siete semanas, llegando a más de doce semanas en algunos casos. «Los pacientes que sean tratados hoy en primera consulta no tendrán la segunda hasta que no hayan pasado de uno y medio a tres meses», ha denunciado.

En este sentido, han recordado que para implementar tratamientos psicológicos se requiere continuidad y frecuencia. «Si no es así, estamos aplicando una buena solución con una dosis incorrecta», ha explicado la presidenta de la SMPC y psicóloga clínica, Begoña Marcos.

De este modo, la SMPC ha señalado que los profesionales de la psicología clínica sufren así una importante sobrecarga, que se ha agravado tras la pandemia y el aumento de la demanda. Según recalca, cada profesional de un centro de salud mental tiene a su cargo, de media, más de 320 pacientes con algunos llegando a tener más de 600 pacientes en agenda.

El centro de especialidades de Pedroches, en Leganés

Dificultad de acceder a los tratamientos

En esta línea, la SMPC ha incidido en que la dificultad de acceso al tratamiento psicológico «está detrás de la creciente medicalización del malestar y el consumo desproporcionado de psicofármacos en España». En el caso de la atención a la infancia, advierte, «la situación no es mejor: esperas de casi cinco meses llegando a más de once meses para primera consulta y con un intervalo entre sesiones medio de siete semanas, pudiendo alcanzar en algunos centros hasta más de tres meses de tiempo entre una sesión y la siguiente».

Mientras, los profesionales piden doblar el número de plazas de formación sanitaria especializada (plazas PIR), aumentar la inversión en salud mental y ampliar los ámbitos de acción reforzando, entre otros, la psicología clínica en atención primaria.

«Además, no podemos olvidarnos de la influencia de las condiciones socioeconómicas», ha apostillado Begoña Marcos, que ha indicado que «las políticas a largo plazo de salud mental tienen que ir encaminadas a mejorar la vida de las personas y reducir la desigualdad».

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.