Publicidad

Como alguien dijo alguna vez, el perro es el mejor amigo del hombre, y en la actualidad es uno más de la familia. Pero en los últimos años, algunas personas que no quieren a estos animales en las zonas residenciales o parques de las ciudades, los están envenenando mediante comida, productos químicos o medicamentos, que están acabando con la vida de perros y gatos, además de animales silvestres.

Un cachorro de Labrador.

Son muchos los políticos que se han pronunciado sobre esta problemática que se está convirtiendo en casi cotidiana en algunas zonas de Madrid. Incluso la delegada del gobierno, Mercedes González, ha asegurado que este es un problema de suma importancia en la región. En diferentes reuniones vecinales realizadas en los distritos de la capital se detectó que los anuncios sexuales y el envenenamiento de animales eran dos de los problemas que más habían crecido en los barrios.

Publicidad

Por su parte, Amanda Romero concejala de Más Madrid ha elevado este asunto al Pleno de Cibeles. «Nos ha llegado información de sospechas de envenenamiento en Manoteras, Sanchinarro, Hortaleza… y esta semana hemos conocido nuevos casos en la Dehesa de la Villa», afirma Romero.

«Los anuncios sexuales y el envenenamiento de animales son dos de los problemas que más crecen en los barrios«

«Es un problema de primer orden de maltrato animal y también de salud pública y el gobierno de Almeida tiene que poner todos los medios preventivos para solucionarlo». Reclama Amanda Romero, que piensa que el Consistorio no hace todo lo que está en su mano.

Esta situación «está provocando una gran alarma y malestar entre los dueños y dueñas de mascotas, que no pueden pasear tranquilos por sus barrios, además «se está extendiendo a más zonas sin que el Ayuntamiento lo solucione«. Los envenenamientos no solo se han dado en distritos de la capital, sino en los municipios de la Comunidad de Madrid y en muchas provincias españolas.

Amanda Romero, concejala de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital

Desde Más Madrid recuerdan que «expusimos que hace ya un año se habían detectando reiterados intentos de envenenamientos en las zonas caninas del distrito de Ciudad Lineal, sobre todo en el parque de Los Mosquitos».

Amanda Romero cuenta que desde el Ayuntamiento se prometió dar solución a este problema de muchos parques de Madrid, pero también se alegó la complejidad de la situación y la concejala cree que no ha cambiado nada. «Reclamamos al gobierno de Almeida que incida más en la prevención, que ponga todos los medios para solucionarlo, que haga campañas especificas informativas y de sensibilización para que las familias y las personas con animales puedan disfrutar con ellos en los parques de Madrid», reclaman como solución.

Envenenamientos en la Dehesa de la Villa

El partido animalista PACMA alertaba a principios de mes, del envenenamientos a perros en el parque de la Dehesa de la Villa, que han provocado al menos tres muertes entre mascotas y un número indeterminado de animales silvestres.

El veneno se encontraba en alimentos dejados estratégicamente en el parque, según ha informado PACMA. El partido recuerda que una situación similar se dio a principios de este 2022 en Ciudad Lineal, concretamente en los barrios de Pinar de Chamartín y Pinar del Rey, donde se recogieron multitud de restos de salchichas con matarratas y medicamentos en su interior. A destacar que el paracetamol, por ejemplo, es un medicamento extremadamente peligroso para los perros.

Pero Madrid, ya tenía precedentes de este tipo de hecho delictivo. Con el comienzo del año los vecinos de Ciudad Lineal se mostraban muy preocupados por la hospitalización de hasta seis perros por envenenamientos con matarratas y medicamentos, como el paracetamol.

Alimento envenenado.

«Vomitaba polvos blancos»

Un galgo que habitaba en esta zona falleció tras no superar las complicaciones del envenenamiento. Los médicos, según indicaba su dueña, no dudaron en que le habían asesinado con medicamentos, ya que el perro vomitaba unos polvos blancos.

El informe de SEO Bird Life y WWF, ‘El veneno en España: evolución del envenenamiento de fauna silvestre’ indicaba que los canes son los animales más envenenados en España.

Patrullas caninas para la búsqueda de venenos

En Toledo han tomado medidas ante este tipo de ataques al medioambiente; los agentes forestales junto a dos cachorras de Labrador se dedicarán a patrullar determinadas zonas para detectar el veneno que las personas puedan esconder en comida. Para no ingerir la comida envenenada serán entrenadas durante su primer año de vida.

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, explicaba cómo los envenenamientos condenan al medioambiente: «la práctica del uso del veneno en el medio natural, a pesar de la reducción de su uso y estar contemplada en el código penal, supone aún graves daños en los ecosistemas, y afecta directamente a la conservación de numerosas especies de fauna amenazada».

patrullas caninas antiveneno

Escudero ponía énfasis en la decisión del gobierno manchego para erradicar esta lacra medioambiental, la primera unidad nacía en 2008. En la actualidad, cuenta con cuatro agentes, dos técnicos, y siete perros, que no solo colaboran en Toledo, además estos pueden detectar ocho tipos de venenos diferentes.

En estos últimos dos años, de las 38 actuaciones por sospechas de envenenamiento de fauna silvestre y especies protegidas distribuidas en todas las provincias de Castilla-La Mancha, 20 fueron casos positivos de envenenamiento.

Fiscalía de Medio Ambiente

La Policía Municipal elevó a la Fiscalía de Medio Ambiente a comienzos de año las denuncias por intentos de envenenamiento a perros en áreas caninas de parques de Ciudad Lineal, como el popularmente conocido como el de Los Mosquitos. Los envenenamientos se pudieron llevar a cabo con salchichas con medicamentos, clavos y cristales.

Es por ello que desde Más Madrid, elevó a la comisión de Seguridad y Emergencias celebrada el pasado febrero los «reiterados intentos de envenenamiento», de los que dieron cuenta los vecinos desde junio de 2021, quienes interpusieron varias denuncias ante la Policía Municipal.

Perro envenenado.

Los perros habían sido envenenados y por lo tanto, hospitalizados, tras ingerir estos alimentos contaminados. Habían necesitado un lavado de estómago para sobrevivir.

Es difícil «controlar tantos parques»

Como respuesta por parte del Ayuntamiento de Madrid, el director general de la Policía Municipal, Pablo Enrique López, constataba la «dificultad de controlar tantos parques», a pesar de las más de 9.000 horas de patrullaje en zonas verdes. La Policía se comunicó con la unidad de Medio Ambiente y abrió un expediente en enero, que se elevó a la Fiscalía del ramo.

Tras la apertura del expediente en enero se alertó de esta práctica con salchichas envenenadas en parques. También se realizaron dos reuniones con la Junta Municipal para que alertara a la ciudadanía.

Cuatro años de investigación

La investigación de estos casos no es fácil. En 2021, en Galicia, conseguían detener a un hombre que intentaba matar a los animales con comida con alfileres, pero la investigación se prolongó durante cuatros años. La complejidad de estos casos va en detrimento de las personas y animales afectados.

La investigación comenzó en 2017, cuando se encontró comida para perros con alfileres en su interior. El hombre había repartido el alimento canino por todo Ourense, a pesar de que el envenenamiento está tipificado como un delito de maltrato animal y daños.

Las Fuerzas de Seguridad tuvieron conocimiento de esta situación después de que dos bares recibieran sendas misivas para que no dejaran entrar animales en sus establecimientos. Tras los avisos vinieron los alimentos tóxicos.

Animal enfermo.

Este hombre actuó desde 2017 hasta su detención en 2021, amenazando a propietarios y envenenando canes. Gracias a la investigación se dio con él, se identificó a un varón, «que por su peculiar forma de caminar fue observado en los lugares donde aparecían los cebos».

«Porque no coméis su kaka y bebéis su orina»

En el registro de su domicilio, los agentes encontraron una barra de comida para perros, sustancia o paté para canes, dos cajas de alfileres, dos carteles de «prohibición de perros» con frases escritas a mano en las que se leía, explica la Policía, «porque no le coméis su kaka y le bebéis su orina, eso no verdad mejor la acera pública».

También una máquina de escribir y una carta con la misma caligrafía que las enviadas a los dueños de los perros. La detención se produjo tras «un laborioso operativo que creó una alarma en la sociedad ourensana, por la extensión en el tiempo y que el detenido actuaba de forma esporádica y sin constancia programada».

¿Han envenenado a mi perro?

La sintomatología por envenenamiento es muy variada; la doctora Jeny Alarcón de la clínica veterinaria, Calidad sin Frontera, ubicada en el distrito de Moratalaz en Madrid, nos explica cómo identificar si nuestro animal ha sido envenenado.

«Los matarratas producen hemorragias internas»

«La principal sintomatología es el dolor abdominal agudo, el decaimiento o el sangrado nasal u oral». Además, la veterinaria especifica que según el tipo de veneno, los síntomas cambian, «los rodenticidas o matarratas producen hemorragias internas, salivación extrema, convulsiones o dilatación de pupilas».

Como ejemplo pone la ingesta de alguna droga por parte del animal de forma accidental o intencionada, «algunos animales han venido muy excitados, con las pupilas dilatadas». Pero no solo son estos, sino que la piel inflamada, el enrojecimiento de ojos, fiebre o anorexia, también podrían estar causados por un envenenamiento.

Jeny Alarcón, veterinaria de Calidad sin Fronteras.

Jeny Alarcón quiere alertar de la importancia de reaccionar al mínimo síntoma del animal, «algunos no han llegado vivos a la clínica, hemos tenido que certificar su muerte».

¿Qué atención primaria puedo proporcionarle a mi perro?

«Si el veterinario está lejos, siempre que el animal esté consciente, se recomienda inducir al vómito. Siempre que sepamos que el tóxico ingerido no es corrosivo», aconseja la veterinaria, que ha atendido múltiples casos en el distrito.

Los tratamientos que se les pueden proporcionar a las mascotas son la intubación, si no pueden respirar, sedación, lavados gástricos o sueroterapia, así como desintoxicación.

La veterinaria insiste que ante cualquier duda se acuda a un profesional, «no debemos esperar, ni comprobarlo por nosotros mismos. Hay tóxicos que provocan la muerte instantánea, pero otros te dan un margen».

Aunque a veces los animales sufren daños irreversibles por la ingesta de alimentos envenenados, como «daños neuronales, hepáticos o renales de por vida». La esperanza de salvar a las mascotas se encuentran en manos de veterinarias como Jeny Alarcón, debido al aumento de casos que se están dando en la capital.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Participa en la conversación

1 comentario

  1. el dia que vea a alguien echando algo en la calle para los perros ya os aseguro que ese dia yo duermo en comisaria, pero alomejor el que esta echando veneno a los perros se duerme y no vuelve a despertar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.