El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida ha inaugurado este lunes un monolito en homenaje a la piloto María de Villota en la calle Melquíades Biencinto de Puente de Vallecas, frente a la parroquia San Ramón Nonato, donde la deportista está enterrada.

Los padres de María de Villota, junto al alcalde de Madrid han rendido homenaje a la piloto. La delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, también acompañada por el concejal del distrito, Borja Fanjul. O miembros de la Fundación María de Villota.

Fue en 2018 cuando se aprobó por unanimidad en Pleno, la dedicación de una espacio a la deportista. El monolito de granito de 1,60 metros de altura coronado por una placa en la que aparece la estrella roja de la suerte diseñada por la propia piloto, imagen de sus proyectos solidarios, y una frase de Villota: «Deseo que, sin pasar por un accidente como el mío, podáis sentir la alegría de estar vivos y disfrutar del regalo de la vida«.

El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, quiso destacar «el ejemplo y la inspiración de personas como María». «Demostró que, a pesar de todas las adversidades, dentro de todos y cada uno de nosotros tenemos la capacidad para poder superarlas«.

«María ejemplificó con su vida, con una extraordinaria carrera deportiva, además de ser una mujer pionera y una mujer que debe servir de inspiración desde el punto de vista de la grandeza humana«, concluía Almeida.

María de Villota falleció el 11 de octubre de 2013, esta mujer fue pionera en el automovilismo español. En 2011 se convirtió en la primera mujer española en pilotar en Fórmula 1 y en 2012 alcanzó la primera categoría como piloto de pruebas.

A lo largo de su vida se la reconoció al ser nombrada embajadora del Día de la Mujer para la Comunidad de Madrid y en 2009 y 2010 recibió el Premio Silvestre del año y el Premio Siete estrellas de la Comunidad de Madrid.

Su compromiso con la lucha feminista era férreo, en 2010 aceptó ser embajadora de la Comisión de la Mujer de la Federación Internacional del Automóvil. Tras recuperarse de su accidente siguió con sus compromisos sociales, uniéndose a a Fundación Ana Carolina Díez Mahou y el  Comedor Social San José.

Con el tiempo pudo volver a poner en marcha su carrera deportiva, pero de forma diferente, trabajando por la seguridad vial en carretera y formando parte de la Comisión de Pilotos de la FIA. Tras su fallecimiento, le fue otorgada la distinción de la Real Orden del Mérito Deportivo a título póstumo.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.