Publicidad

La coordinadora de Presupuestos y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, declara como testigo este viernes ante el juez Adolfo Carretero para aclarar los tres contratos que negoció con Alberto Luceño para proveer de material sanitario a la ciudad de Madrid y por los que los investigados obtuvieron comisiones millonarias.

Elena Collado era la encargada de compras del Consistorio madrileño en el inicio de la pandemia y fue la persona que pactó directamente con Alberto Luceño los contratos para traer guantes, mascarillas y test Covid a través de conversaciones de WhatsApp y correos electrónicos.

Publicidad

El Ayuntamiento de Madrid pagó a la empresa malaya Leno 11,9 millones de euros, de los que 6 millones acabaron en comisiones para los investigados. Parte del material que llegó era defectuoso, pero el Consistorio no denunció, lo que sí hizo en otro caso por estafa.

La testigo tendrá que aclarar cómo llegó su correo a manos de Luis Medina, asunto sobre el que manifestó ante el fiscal anticorrupción que no recordaba detalles. «Me llegó el teléfono y le llamé. Me dijo que tenía un amigo que tenía empresas en China y que tenía experiencia en el mundo del comercio internacional chino y que tenía proveedores fiables», declaró.

Luis Medina en su entrada a los juzgados para declarar.

Acusación

La declaración de Elena Collado llega después de que el juez rechazara el intento de las acusaciones populares de suspender la comparecencia alegando que no habían recibido la documentación requerida al Consistorio madrileño en relación a los correos que llegaron en esas fechas con las ofertas de distintos proveedores de venta de material sanitario.

Entre lo aportado por el Ayuntamiento, figuran los correos que envió Luis Medina al correo genérico de la Coordinación General de la Alcaldía, supuestamente Medina habría recibido el mismo trato que el resto. También aparece un listado de correos de otros proveedores distintos a los agentes de la empresa malaya Leno.

La alta cargo de Cibeles acudirá al juzgado en calidad de testigo al mantener el juez esa condición después de tener que suspender la primera citación, prevista para el pasado 9 de mayo, ante la solicitud de Grupo Mixto y Podemos de que fuera convocada como investigada.

El juez se opuso a sus peticiones y esgrimió que tanto para el caso de malversación de fondos como para el de administración desleal debía existir un «dolo claro por acción y omisión» que en ambos casos no procedía para la actuación de Elena Collado.

«Ninguna prueba existe de que se apropiase de dinero público o permitiese que los investigados se apropiasen del mismo», alegó Carretero, quien además subrayó que la responsable de Compras del Ayuntamiento «fue engañada» por Medina y Luceño en cuanto al importe de «sus desmesuradas comisiones».

En un escrito, el Ayuntamiento de Madrid alegó que Collado debía acudir como testigo al no justificarse «la existencia de indicios de criminalidad» contra ella. Según la acusación particular, «de las declaraciones practicadas hasta ahora se desprende que no existía entre ellos (Luis Medina y Alberto Luceño con Collado) relación previa alguna».

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.