Publicidad

Más del 10 por ciento de los geriátricos de la región están cerrados a visitas por brotes de Covid-19, algo que critican familiares de residentes, que advierten de la «tristeza y soledad» que está medida provoca entre los ancianos.

Concretamente, según los últimos datos disponibles, los del pasado martes, aportados por la Consejería de Familia y Política Social, había brotes de coronavirus (tres o más casos) en 131 de las cerca de 500 residencias de ancianos que hay en la Comunidad de Madrid, que afectaban a 2.251 usuarios y trabajadores. De ellos solo 86, el 3% han tenido que ser derivados a centros hospitalarios, por lo que la inmensa mayoría de los casos han pasado la enfermedad con síntomas leves gracias a que la totalidad de este colectivo está vacunado y la mayoría con terceras dosis.

Publicidad

De esos 131 geriátricos con brotes, en 53 de ellos la autoridad sanitaria ha determinado que cerraban a visitas y salidas de cualquier tipo y a acoger nuevos ingresos. El objetivo es controlar el brote. La clausura al exterior de una residencia con brote la decide la autoridad sanitaria en base a la arquitectura del centro, los circuitos de salida y llegada, sectorización, protocolos de aislamiento, etcétera.

Asociaciones de familiares de residentes como la Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores (Pladigmare), Marea de Residencias o la Plataforma Estatal de Familiares de Residentes critican que este tipo de cierres «vulnera los derechos de los mayores y sus familias» y es perjudicial para el estado de ánimo y la salud de los ancianos.

Publicidad

«Termina otra semana y gran parte de las residencias siguen cerradas a las visitas, una semana más sin ver a familia y amigos, una semana más en la que se siguen vulnerando derechos, una semana más de tristeza y soledad, una semana que no volverá. ¿Hasta cuándo se va a permitir?», señala la plataforma estatal en redes sociales.

Entrada de la Residencia para Mayores DomusVi Mirasierra (Foto: EP – Eduardo Parra)

Encierros «insufribles»

En la misma línea abundan desde la Marea de Residencias, que los califican de «encierros insufribles e inhumanos». «¿No se dan cuenta del daño psicológico que les están provocando? ¿Hasta cuando? Cuando para el resto de los ciudadanos se está hablando de gripalizar el Covid… ¿por qué encarcelan a nuestros familiares? ¿por qué nos prohíben visitarles? ¿Por qué se nos priva de ese derecho?. Pues porque hay tan poco personal que prefieren que no entremos y veamos lo que sucede dentro. Una vergüenza», denuncian.

Aunque no hay cifras del número de trabajadores con bajas o cuarentenas en esta última ola del Covid en la región, la Comunidad abrió a principios de mes la posibilidad de que residencias de mayores, centros de día y servicios de atención domiciliaria podrán excepcionalmente contratar empleados auxiliares sin la titulación requerida para hacer frente a la sexta ola.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.