La programación teatral regresa este sábado 21 de enero, a las 20:00 horas, al Teatro Buero Vallejo de Alcorcón con ‘Miles Gloriosus’, la historia del soldado fanfarrón de Plauto, que llega a las tablas versionado por Antonio Prieto y producido por Pentación.

La obra tiene como protagonista a Carlos Sobera en el papel del narcisista militar, a quien acompaña sobre el escenario un importante elenco formado por Ángel Pardo, Elisa Matilla, Silvia Vacas, Juanjo Cucalón, David Tortosa, Antonio Prieto y Arianna Aragón.

Miles es un prototipo de hombre que nos resulta muy familiar. Dejando de lado su condición de militar, invicto por supuesto, Miles es un tipo empoderado, fanfarrón, pagado de sí mismo, narcisista y obsesionado por el sexo.

Cree firmemente que todas las mujeres le adoran, y a todas las mujeres pretende. Vive en Éfeso junto a Cornelia, una bella princesa que piensa que bebe los vientos por él, olvidando el pequeño detalle de que la tiene secuestrada.

El criado de Miles, el querido Geta, harto como está de tener amo y de que ese amo sea precisamente Miles, decide ayudar a la bella Cornelia a reencontrarse con su verdadero amor, que no es otro que Plenilunio, una joyita que toda madre querría para su hija.

Pero Geta quiere más, y se dispone a urdir un brillante plan para dar un escarmiento al militar aprovechando la obsesión de éste por el sexo. En el camino, Geta hallará la ayuda de sus vecinos que también ansían escarmentar al Militar. Y el militar… ¡Ay, el Militar! ¿Qué encontrará?…

Centro Cultural Viñagrande/ Ayto. Alcorcón

Teatro para bebés

Por otro lado, el domingo 22 de enero, a las 12.00 horas, el Centro Cultural Viñagrande, acogerá ‘Nanas’, un espectáculo de movimiento, música y objetos, especialmente dirigido a los más pequeños de la familia.

La actriz enredada en un tejido de telas y objetos curvos y blandos, da vida a un ser que deja de formar parte de ella, para compartir el espacio de la vida. El tiempo de la mañana, la tarde y la noche, ubica en un día el transcurso dramático de la pieza.

El canto de la nana aparece recurrente junto a voces familiares (padre, madre, abuela abuelo, niños, así como el contexto sonoro del afuera), que encuentra un eco en el adentro de la escena circular y blanca que se va llenando de imágenes al transcurrir el tiempo escénico. Finalmente el sueño sostiene un delicado equilibrio entre la noche y el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.