La Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM), Ecologistas en Acción y el Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA) han interpuesto una denuncia ante la Guardia Civil, concretamente ante el Seprona, por los «cientos de sacas de cenizas tóxicas de la incineradora de Valdemingómez que se encuentran al aire libre», tal y como han informado las entidades en un comunicado conjunto.

Las entidades solicitan a la Guardia Civil que se investigue esta situación, que podría ser constitutiva de delito, ante lo que describen como «una auténtica montaña de sacas de ceniza procedente de la incineradora de Las Lomas que permanece al aire libre, sin una adecuada custodia, en el Parque Tecnológico de Valdemingómez».

Los residuos peligrosos serían, según la denuncia, «toneladas» y se encontrarían expuestos a las inclemencias meteorológicas en lugar de estar debidamente enterrados, «con el riesgo que eso implica para el medio ambiente y las poblaciones del entorno».

Planta de biogás del Parque Tecnológico de Valdemingómez (Foto: EP)

Desde el 1 de junio el Ayuntamiento de Madrid tiene un contrato con Tragsa que no incluye el tratamiento de las cenizas, recuerdan las tres entidades, que conforman la llamada Mesa por el Cierre de la Incineradora de Valdemingómez. Según la información pública del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, «Urbaser sigue gestionando el depósito de cenizas de Valdemingómez, una instalación propiedad del Consistorio que ha de responder ante su autoridad competente, que no es otra que la Comunidad de Madrid», apuntan.

«De ocho a diez niveles de depósito»

En su escrito a la Guardia Civil, las asociaciones vecinales y ecologistas dan cuenta de la existencia del «orden de ocho a diez niveles de depósito de sacas de cenizas al aire libre, sin cubrir ni proteger de la intemperie, con el consiguiente peligro de deterioro de las sacas en las que se contienen las cenizas procedentes de la actividad de la incineradora de residuos, consideradas residuos peligrosos».

Las sacas, la mayoría «almacenadas en los niveles inferiores y, por tanto, las que llevan más tiempo expuestas a la intemperie», están rotas, «con la consiguiente pérdida de su contenido», alertan los organismos denunciantes con una serie de fotografías.

Planta de biogás del Parque Tecnológico de Valdemingómez (Foto: EP)

FRAVM, Ecologistas en Acción y GRAMA quieren saber los motivos por los que «las toneladas de cenizas de la incineradora que aparecen en la denuncia no han sido debidamente enterradas, como es habitual con los residuos peligrosos, y permanecen en la superficie de Valdemingómez, almacenadas en sacas que se rompen con el paso del tiempo».

Las entidades aseguran no comprender «cómo el Ayuntamiento de Madrid permite mantener en la superficie y en esas condiciones tantas toneladas de ceniza que contienen dioxinas y furanos, compuestos muy dañinos para la salud y el medio ambiente, un residuo que puede ser arrastrado por el viento o la lluvia y acabar en los suelos, aguas subterráneas o en el aire que respiran las poblaciones del entorno de Valdemingómez».

Todo esto se suma a la demanda que hacen para que se apruebe «un plan de cierre definitivo de la incineradora de Las Lomas, un anhelo histórico del movimiento vecinal y conservacionista de la región que, tal y como se comprometió el equipo de Gobierno municipal anterior, debería producirse en 2025».

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.