Vecinos de Lavapiés se han manifestado esta semana en la Plaza de la Villa para reclamar apoyo institucional de cara a la mejora del barrio y para acabar con los problemas de drogas.

Todo el barrio está lleno de «narcos, peleas y gente desubicada», han señalado varios vecinos del barrio en declaraciones a la prensa, algo que, como añaden, agrava también los problemas de suciedad y de descanso vecinal.

«Es una cosa inaguantable», ha asegurado uno de ellos, quien además ha asegurado que están «muy abandonados» por todas las instituciones. Los vecinos han pedido acabar con la marginalidad y también limitar los horarios de las terrazas. «Los vecinos estamos hartos, no podemos vivir», han trasladado en la protesta.

Concentración de los vecinos de Lavapiés ayer frente a la Junta Municipal de Distrito Centro (Foto: Lavapiés Denuncia)

Otra de las vecinas ha pedido al Ayuntamiento y al concejal presidente del distrito Centro, José Fernández, que vea el problema de drogadicción que sufre el barrio con la proliferación de narcopisos. «No estamos viendo nada más que actuar a la Policía hasta donde puede», ha asegurado.

Rifirrafe entre Delegación del Gobierno y Consistorio

Lavapiés ha sido protagonista de todos los discursos políticos en los últimos días a cuenta de la inseguridad del barrio, un problema que incluso reconoce el alcalde, José Luis Martínez-Almeida: «Entendemos la inquietud que tienen los vecinos todos los días, la inseguridad en la que viven, y por tanto también este es un mensaje no solo para los vecinos de Lavapiés sino para los vecinos de Villaverde, y es que vamos a poner todos los medios necesarios al servicio de la Delegación del Gobierno para poder acabar lo antes posible con estas situaciones que afectan gravemente a su vida diaria y a la seguridad y convivencia», aseguró en unas recientes declaraciones.

El regidor aseveró entonces «que hay problemas» y que por ello van a «hacer todos los esfuerzos en coordinación con Delegación del Gobierno que es quien tiene las competencias a este respecto no solo en Lavapiés sino también en Villaverde».

Un agente de Policía Nacional con una herramienta que utilizan en los desalojos, durante el desalojo del edificio okupado ‘La Quimera’, en el barrio de Lavapiés (Foto: EP)

La delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, contestó días después a Almeida devolviéndole la pelota y culpando al Ayuntamiento de la capital del problema de tráfico y consumo de drogas, y el derivado problema de inseguridad que está sufriendo el barrio de Lavapiés, acusándole de «no haber actuado y haber mirado para otro lado» desde el inicio de la pandemia.

El alcalde de Madrid continuó el rifirrafe político pidiendo a González, que «no escurra el bulto» y actúe contra los problemas de inseguridad y droga en Lavapiés. «Nosotros», defendió hace unos días «trabajamos en el ámbito de nuestras competencias. Tenemos Policía Municipal, reforzamos Policía Municipal, y al mismo tiempo estamos colocando esas cámaras de seguridad, que van a prevenir que se puedan ocasionar problemas para la convivencia y la seguridad».

La delegada de Seguridad y Emergencias y Portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, coincidió con el primer edil madrileño y tachó de «falso» el «ataque» de la delegada del Gobierno al Ayuntamiento por la situación de la droga en Lavapiés, a la que exigió que pidiera disculpas a los funcionarios municipales tras «poner en cuestión» su trabajo.

A Almeida «le falta calle»

La oposición municipal también ha opinado sobre la situación en la que está Lavapiés, calificada de «abandono tremendo» por parte de Más Madrid. Sobre esta cuestión, el portavoz de la formación en Centro, Jorge García Castaño, ha acusado al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, de «faltarle calle» y estar «con el síndrome de Cibeles».

«Tiene que ver con la seguridad pero también con la convivencia, con la inversión social. Lo vemos en Lavapiés pero también lo vimos en Villaverde», ha declarado García Castaño desde la concentración vecinal a la que se han sumado en la Plaza de la Villa por el estado del barrio.

Varios furgones y dos agentes de Policía Nacional durante el desalojo del edificio okupado ‘La Quimera’, en el barrio de Lavapiés (Foto: EP)

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Mar Espinar, ha advertido, asimismo, que la situación del barrio de Lavapiés se está volviendo «insostenible» y ha pedido involucrar a los servicios sociales, coincidiendo con una manifestación de vecinos esta misma tarde. Espinar ha resaltado la importancia de llevar a cabo un plan integral y una «apuesta importante» por el barrio. Asimismo, ha defendido Lavapiés no solo necesita respuesta policial, sino también la acción del Ayuntamiento «sin fisuras».

«Hay que actuar de una manera unida. Estamos sentenciando a vecinos de Madrid a no poder salir de su casa», ha asegurado la portavoz socialista.

Por su parte, el portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, ha pedido al alcalde de la capital y a su concejala delegada de Seguridad y Emergencias que «no miren para otro lado» y envíen más policías municipales a Lavapiés y otros barrios con problemas de seguridad.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.