La Ermita de San Blas, iglesia parroquial de la antigua población de Canillas, ha sido declarada esta mañana Bien de Interés Patrimonial por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

De este modo, según ha detallado el vicepresidente y consejero de Educación y Universidades, Enrique Ossorio, en rueda de prensa, se reconoce «la importancia histórica, artística y cultural de esta construcción de arquitectura religiosa».

Arquitectura barroca del siglo XVII

La Ermita de San Blas, antigua iglesia parroquial de San Juan Evangelista, es la única construcción que se conserva de la antigua villa de Canillas. Se trata de un edificio sencillo y sobrio que responde a las características de la arquitectura barroca madrileña del siglo XVII.

Campana de la Ermita de San Blas (Foto: Comunidad de Madrid)

Desde su origen ha sufrido muchas intervenciones, explican desde la Comunidad de Madrid, que han transformado el espacio y han hecho desaparecer parte de sus bienes muebles, como retablos o imágenes. Cuenta con fachada de ladrillo con cajones de tapial y atrio con arcadas en el lado sur, planta basilical con tres capillas y crucero de escaso desarrollo. Bajo el presbiterio, con cabecera rectangular, se encuentra una cripta, con nichos en sus tres lados, a la que se accede por una escalera de piedra.

Ubicada en lo alto de una pequeña colina ajardinada, está construida en ladrillo y mampostería mixta con la cubierta a dos aguas, han explicado desde el Gobierno madrileño. La nave central, más alta que el atrio, tiene ventanas que permiten la entrada de luz natural. A los pies del templo se levanta una potente espadaña de ladrillo, con dos huecos para campanas.

Fachada de la Ermita de San Blas (Foto: Comunidad de Madrid)

El interior del edificio alberga pinturas murales del siglo XVIII de gran interés histórico y artístico. Son las que cubren parte del muro sur de la capilla junto a la cabecera, la inscripción pintada en el friso bajo la bóveda de la capilla mayor, el trampantojo representando una puerta pintado en su muro norte, el escudo del primer conde de Canillas sobre el arco de ingreso ésta y algunos restos de pavimento original del presbiterio.

Otros elementos de importante valor patrimonial son la pila bautismal, construida en piedra, del siglo XV y la lápida conmemorativa situada en el muro oeste bajo el coro.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.