Publicidad

El CD Leganés homenajea mañana ante el Valladolid a los abonados fallecidos por Covid-19

LEGANÉS / 12 JUNIO 2020 / El CD Leganés rendirá homenaje este sábado, con motivo del primer partido en el Estadio Municipal Butarque tras la reanudación de LaLiga, ante el Real Valladolid, a sus abonados fallecidos en los últimos meses a consecuencia del Covid-19.

Es la manera que tiene el club de recordar a los abonados, consciente de la realidad de la afectación de la pandemia del Covid-19 en la ciudad, que ha sido una de las más afectadas de todo el país.

Publicidad

De esta manera, durante el mes de abril se llamó a los abonados mayores de 60 años para conocer su estado, y en las últimas semanas se ha ido trabajando en el homenaje que se realizará este sábado en el primer encuentro del reestreno del campeonato.

Santiago, medio siglo de historias

Han sido muchas las historias que, desgraciadamente, el club ha recibido de parte de las familias de los fallecidos. Por ejemplo, la de Santiago, vecino de Leganés durante 52 años y abonado del club durante medio siglo. Su hija Paloma la cuenta así: “A mi padre siempre le apasionó el fútbol y, cuando llegó a vivir a Leganés y conoció al equipo, se enamoro de él. Mis hermanas y yo todavía recordamos aquellos domingos de fútbol en el Rodríguez de Miguel, al que nos llevaba con una bolsa de pipas y un palulú. A mi hermano solían vestirle para la ocasión”.

“Mi padre -continúa- sido siempre un socio incondicional del Lega y siempre animó a su equipo fuese cual fuese la categoría en la que estaba. Para él fue muy emocionante y un orgullo ver al Leganés subir a Primera División: esa temporada guardé todos los carteles de los partidos y le pedí a un amigo que me hiciera un calendario para recordar nuestro año en Primera. A mi padre le gustaba llevar anotados todas las temporadas los partidos de su Lega, incluso hacía sus propias cábalas, pero este año, por desgracia, la temporada se paró en la jornada 27 y así ha quedado su calendario. Pero en momentos tan duros tenemos que ser fuertes y continuar. Continuando haciendo historia y luchando como sólo el Leganés sabe. Ahora, desde el cielo, el Lega tendrá aún más fuerza porque, como mi padre siempre decía, ‘quien os quiso, os recuerda’”.

Publicidad

Viajes en familia, camisetas antiguas y botas de vino

Antonio fue abonado del club durante dieciocho temporau hijo José Antonio recuerda que “su jugador favorito ha sido Macanás, de hecho su camiseta preferida es la que tenía con el dorsal ‘5’ y su nombre. Era una persona con gran cariño por el club y profundo sentimiento pepinero, el cual asomaba siempre de camino desde casa a Butarque cuando tocaba partido. Sus momentos favoritos fueron los ascensos a Segunda y a Primera División”.

Entrada al estadio de Butarque.

Javier recuerda el ritual que seguía su suegro Pedro siempre que jugaba el Lega en casa, el cual, afirma, evolucionó casi al mismo ritmo que lo hacía el club: “En un primer momento quedaban varios aficionados y llevaban al campo tortillas, pan, pimientos, queso, jamón… ¡y la bota de vino! Esa no podía faltar. En el descanso se daban una buena comilona. Eso era en el Municipal, en Butarque ya lo hacían en la cafetería del estadio. Pedro era una persona que vivía el Lega, era su pasión. Allí conoció a grandes amigos que le han acompañado hasta el final”.

María recuerda los viajes con su padre, Eulalio, y cómo le transmitió desde pequeña la pasión por el club: “Una mañana se levantó y dijo ‘nos vamos a Mérida, que juega el Leganés allí y así lo conocemos’. Y allí que nos fuimos. Cuando éramos pequeños, nos llevaba al antiguo Municipal para inculcarnos su amor por el club. De hecho, sigo guardando mi camiseta de 1993. Fue socio durante muchos años, era hasta capaz de pedir retraso en el trabajo con tal de ver al Leganés”, confiesa.

Publicidad

Transmitiendo el sentimiento de generación en generación

Alberto confiesa cómo su padre, Paco, fue transmitiendo al Lega de generación en generación en su familia: “Fue vecino de Leganés durante casi cincuenta años, pepinero de adopción, uno de tantos trabajadores acogidos en esta tierra. Muchos de los mejores recuerdos con mi padre pasan por el fútbol y nuestro Lega. Aquellos partidos en el viejo Rodríguez de Miguel, apenas a 200 metros de casa. ¡Cómo se oían esos goles las mañanas de domingo! En 2013 su nieto Adrián comenzó a jugar en la Escuela. Fue el momento de abonarse al equipo, el abuelo Paco, su hijo y su nieto, el rubio zurdito. Tres generaciones. Ahí empezó nuestra suerte y el camino a la gloria de nuestro Lega”.

Jonás llegó a Leganés hace casi 38 años. Poco después se hizo abonado del Leganés. Su hija Silvia relata cómo su afición por el Lega creció cada año: “Daba igual la categoría, él es pepinero. Recuerdo su cara de alegría cuando llegaron los ascensos, creo que era algo que nunca había llegado ni a imaginar. Le encantaba pasear y muchas veces iba por Butarque y por la ciudad deportiva. A su nieto Alonso, mi sobrino, que ahora tiene seis años, le llevó por allí de paseo muchas veces. Muchos días llevaban una pelota y jugaban un poco por los alrededores. Ambos disfrutaban muchísimo”.

“Mi padre siempre disfrutó mucho del fútbol y del Lega”, recuerda. “Ir a Butarque un día de partido era para todos una fiesta. Recuerdo con mucho cariño nuestra última salida acompañando al equipo, al Wanda Metropolitano este enero, y el último partido en Butarque contra el Alavés. Ambos se quedarán en nuestra memoria para siempre. El recuerdo de nuestro padre siempre irá ligado a este equipo. Él nos transmitió el amor por el Lega y el deporte, enseñándonos, como buen maestro que era, valores como el respeto y el compañerismo”.

“Ya hay una nueva peña del Leganés en el cielo”

Historias que ilustran el amor que todos ellos sentían por el club. Historias como las que podrían contar Félix, Francisco, Manuel, Andrés, José, Antonio, Mariano, Rafael, Emilia, Cándido, Saturnino o Ignacio. Ellos no podrán volver a Butarque a animar a su Lega, pero dejan un legado que no se olvidará.

Como asegura Alberto, el hijo de Paco: “Estoy seguro de que ya hay una nueva peña del Leganés en el cielo, que todos los aficionados al Lega que nos han dejado estos meses ya están organizados con sus camisetas y banderas para animar a nuestro equipo, esperando el próximo partido. Seguro que mi padre, desde allí arriba, empujará el balón para que esta vez no dé en el palo y podamos cantar gol en Butarque. Porque no van a dejar a nuestro Lega solo, porque seguiremos peleando para honrarles a ellos y a nuestro pueblo. Porque ellos son el Lega”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.