Publicidad

El nuevo complejo acuático que se está levantando sobre el terreno que ocupaba el antiguo polideportivo de San Isidro ha alcanzado casi el ecuador de las obras de la primera fase, que se encuentran al 45 por ciento.

De momento, el Gobierno local (PSOE y Podemos) ha celebrado estos avances, ya que «se cumplen» los plazos establecidos para este año 2022 y, de hecho, se compaginarán los trabajos en el interior del inmueble con las obras de urbanización del nuevo aparcamiento para la instalación deportiva y para el barrio.

Publicidad

Fuentes municipales han explicado que se reservará el espacio actual en la parcela, permitiendo que los vehículos de residentes en San Isidro sigan aparcando mientras se desarrollan estos trabajos a lo largo de los próximos meses.

En esta primera fase del polideportivo se habilitarán más de 150 plazas de aparcamiento, mientras que en el proyecto de la segunda fase se incorporarán cerca de 90 plazas más.

Técnicamente, en el espacio dedicado a la piscina terapéutica se han finalizado los trabajos de la estructura metálica que soporta la cubierta, con siete enromes pórticos de vigas. Actualmente, se está colocando precisamente la cubierta sobre dicha estructura.

En lo que respecta al edificio de acceso, vestíbulo y las tres salas polivalentes, ya se han
finalizado los trabajos de tabiquería y se está procediendo a las diferentes instalaciones, así como de la zona de vestuarios.

Segunda fase

El Gobierno trabaja en la segunda fase del polideportivo de San Isidro, a través de la redacción del proyecto, que supondrá entre otros aspectos unir de forma definitiva el parque de San Isidro con esta moderna instalación a través de juegos infantiles y para mayores, además de nuevas salas multideportivas.

Las obras están cumpliendo los plazos este 2022.

«Una vez concluidos los trabajos de la primera fase -esgrimen desde el Ayuntamiento-, se podrá trasladar la Oferta Física de Adultos que actualmente se desarrolla en el Centro Cívico del barrio».

Sobre los 4.000 metros cuadrados habrá dos piscinas climatizadas y salas polivalentes, así como instalaciones de vestuarios y enfermería. El uso de los vasos de agua no será solo deportivo, sino que se utilizarán también para fines terapéuticos -como clases de preparación al parto-, así como para todo lo que tenga que «ver con fines médicos», como procesos recuperación o de fisioterapia.

El polideportivo de San Isidro fue derruido en 2017 y el proyecto contemplaba la construcción de un nuevo centro deportivo y acuático que, no obstante, ha sufrido retrasos por disolución de la empresa adjudicataria, lo que forzó al Ayuntamiento a recuperar el contrato de obras de la primera adjudicación (4,3 millones).

El Gobierno local ha previsto para este año una inversión de 15.500.000 de euros para la mejora de las infraestructuras deportivas y la creación de nuevos espacios. Esta misma semana Getafe recogía en Turín oficialmente su título como Ciudad Europea del Deporte 2022, que se basa entre otros aspectos como la participación, en la calidad de sus instalaciones.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.