Tercera victoria consecutiva

El Trival Valderas se alzó con la victoria frente al Rayo Majadahonda (3-1) gracias a los goles de Nevado, por partida doble, y Óscar que sirvieron para remontar el tanto inicial de Monasterio. 

ALCORCÓN/11NOV/FUTBOL _ Nueva victoria del Trival en la Canaleja que sirve para confirmar el buen momento que atraviesan los hombres de Marcos Jiménez y de cómo los jugadores que van saliendo de las lesiones rápidamente se están adaptando al ritmo de competición en el que se encuentra el equipo, una vez superado ya el primer cuarto de competición. El Majadahonda arrancó con más ímpetu el duelo sobre el tapete alcorconero, de hecho una de las primeras oportunidades de los jugadores de Antonio Iriondo fue del exjugador rojiverde, Julio Cidoncha, cuyo disparo se marchó desviado. Por su parte, el conjunto de la barriada de San José de Valderas contrarrestaba el arreón inicial del Rayo buscando las bandas para llegar a la portería de De las Heras. Sin embargo, fueron los visitantes los que dieron el primer golpe gracias a una jugada a balón parado. Una falta botada desde el lateral derecho del Majadahonda lo despejó la zaga local a la frontal del área, donde estaba Monasterio para conectar un potente disparo que se coló como una exhalación en la portería de Kike. A punto estuvieron los rayistas de ampliar su ventaja en el marcador con una jugada calcada, pero esta vez el disparo del delantero se marchó desviado. El  Trival encaraba un partido con el marcador el contra pero el equipo no se descompuso. Los de Valderas comenzaron a adueñarse del marcador y a aumentar la intensidad en su juego. Fruto de una de sus llegadas por la banda llegó el empate al electrónico. Desde la derecha, Óscar lanzó un centro perfecto al segundo palo donde se encontraba totalmente sólo Nevado, quien solo tuvo que empujar el balón al fondo de las mallas, anotando así el primero de sus dos goles a su ex equipo.

En el segundo acto, el Trival mantuvo el dominio sobre el Rayo, aunque las ocasiones disminuyeron sustancialmente respecto a los primeros 45 minutos. Ambos equipos llegaban a las inmediaciones del área rival, pero sus disparos o el último pase no conseguían ser de la precisión adecuada. No lo fue tampoco el centro que originó el segundo tanto para los locales, pero el lanzamiento desde la derecha golpeó en un defensa que provocó que el esférico le cayese franco a Nevado, que consumó la remontada de los suyos y su doblete personal. El verse por delante en el marcador no trastocó los planes de los de Valderas en los últimos 15 minutos de juego, ya que continuaron buscando con insistencia la portería defendida por De las Heras para aumentar su ventaja. El Majadahonda, por su parte, confiaba en las contras para devolver la igualdad al marcador, aunque la zaga rojiverde estuvo atenta y cortó con efectividad cualquier atisbo de peligro. Finalmente, Óscar puso la puntilla al partido con un espléndido zurdazo tras una jugada de lucha y esfuerzo de Palacios, donde el ariete echó el resto para llegar a un balón que parecía que se marchaba por la línea de fondo para asistir a su compañero de tacón. Todo un ejemplo de la filosofía que partido tras partido plasma el Trival sobre los terrenos de juego del Grupo VII de la Tercera División. No bajar nunca los brazos y luchar cada pelota como si fuese la última.

Publicidad
Publicidad

DAVID MIRANDA

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.