El centrocampista nipón pone fin a su etapa como azulón y recala en el club coruñés en busca de mayor relevancia

GETAFE / 14 JULIO 2019 / Era cuestión de tiempo que se produjera. La marcha de Gaku de la entidad getafense ha sido un hecho que se ha dado incluso más tarde de lo deseado para el propio jugador. El futbolista quiso abandonar el club dirección A Coruña en el último mercado de invierno y a punto estuvo de hacerlo, pero acabó quedándose al no encontrar el Getafe un sustituto en la posición a pocas horas del cierre de la ventana de fichajes.

Sin ningún impedimento ajeno, ahora si se ha cumplido el traspaso, con el que se pone fin a dos temporadas en Getafe que para Gaku fueron marcadamente de más a menos.

La lesión lo cambió todo

Shibasaki llegó al Getafe con el privilegio de llevar la camiseta 10, que se acostumbra a entregar al referente ofensivo y de calidad del equipo. En su llegada mostró desparpajo y no sentir peso por su responsabilidad en el enganche. Su rendimiento contentaba a Bordalás y por tanto figuró en el inicio liguero de la 2017/2018 como titular. Sin embargo, el partido que parecía constatar la altura futbolística del japonés fue también el que cambió todo, pero para mal.

En el mismo choque realizaría un gol de bella factura con una volea imparable desde la frontal del área frente a nada menos que el Barcelona. Después del mismo, se conocería una lesión en el pie que le dejó fuera de los terrenos de juego dos meses y medio. Para su regreso, el panorama era muy diferente: Bordalás pasó a jugar en formación 4-4-2 sin enganche, lo que complicaba mucho su encaje en la renovada idea de juego del ‘míster’.

Desde entonces, el jugador nunca encontró continuidad y cuando participaba en el juego era como mediocentro, donde le falta el músculo que exige Bordalás, o abierto a banda, sitio en el que se diluía su influencia en el juego. En la última temporada no contó ni como opción para ingresar desde el banquillo y cuando parecía que volvía a contar con oportunidades se marchó convocado con su selección a la Copa de Asia. De esta manera, el jugador solo disputó 7 encuentros en toda la temporada, jugando más de 45 minutos en únicamente 3 ocasiones.

Con este bagaje se embarca hacía A Coruña, buscando en el Deportivo jugar más minutos y reafirmar el nivel de juego que si pudo exponer en sus inicios como azulón o con su selección, donde su rol de juego si se ha acoplado a sus características.

Los números en los que se ha firmado su traspaso se desconocen, pero se habla de que los coruñeses solo tendrían que abonar la cantidad acordada en caso de ascender a Primera División.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *