Publicidad

Dos años de lucha. Dos años de abogados, de noches en vela, de citaciones, de demandas de desahucios, de estrés, de daño psicológico…dos años de una batalla que ha enfrentado a 40 familias de Torrejón de Ardoz, 83 en toda la Comunidad de Madrid, contra el gigante Fidere, (la filial española de Blackstone) y que, finalmente, han ganado. David venció a Goliat.

Estas familias, a través del Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid han negociado un contrato «no abusivo» de alquiler durante los próximos 7 años. La subida es de 80 euros mensuales, no 500, que es lo que pretendía Fidere en un principio y que llevo a la movilización de estas familias.

Publicidad

Antecedentes

Tras la compra de las viviendas al Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), el fondo de inversión Fidere anunció la subida de la renta de sus viviendas en casi un 100 por ciento, aumento que fue considerado “abusivo” por la plataforma Bloques en Lucha Torrejón.

Desde entonces, familias de las calles Juan Gris, Joan Miró, Francisco Salzillo y Beatriz Galindo, no han parado de pelear ante lo que consideraban una injusticia, un «abuso de poder», como señalaba José Moreno, portavoz de ‘Bloques en Lucha’.

Ya en febrero de 2020, Philip Alston, relator especial de la ONU sobre extrema pobreza, visitaba los bloques en lucha de Torrejón de Ardoz, para conocer de primera mano la situación de las familias que no podían pagar los alquileres por la venta de viviendas a un fondo de inversión.

Publicidad

Publicidad

Así, Alston afirmaba que  “esta política forma parte de gobiernos obsesivos que no han logrado garantizar un mercado de vivienda justa”.

En julio de 2020, el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid y un total de 75 familias madrileñas, en su mayoría de Torrejón de Ardoz, demandaban al fondo de inversión Blackstone por presuntamente vulnerar la ley en sus contratos de arrendamiento al considerar “abusivas” las condiciones impuestas.

La demanda colectiva, en la que se impugnaban 75 contratos de alquiler, se presentaba ante “la inactividad del Gobierno”, al que pedían que dejara «de mirar hacia otro lado” para “intervenir y garantizar que se cumpla el derecho a la vivienda como exige la Constitución”.

Publicidad

Llegaron posteriormente las demandas de desahucio por parte de Fidere, las demandas colectivas, una Proposición no de Ley en la Asamblea de Madrid y una Declaración Institucional en el Ayuntamiento de Torrejón, donde todos los partidos políticos con representación se sumaban a la lucha de estos vecinos.

7 años de tranquilidad

Como afirma José Moreno, «no sabemos lo que va a pasar dentro de 7 años, pero de momento, nos queda todo este tiempo de tranquilidad; la lucha y el esfuerzo ha merecido la pena«.

Celebración de los vecinos de Juan Gris tras conocer el acuerdo con Fidere

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.